Se viene “De Remate. Jud”

subastas-electronicasSe busca desarrollar un sistema informático para subastas judiciales por internet.

Córdoba. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) puso en marcha el proceso de licitación pública para que una empresa se haga cargo del desarrollo de un sistema informático que permita la implementación de la subasta electrónica de bienes muebles de escaso valor (artículo 577 del Código Procesal Civil y Comercial). Dos empresas presentaron propuestas.

Las presentaciones fueron concretadas por las empresas Argentina Vende S.A. y DLR S.A. Dada la naturaleza totalmente novedosa del mecanismo y del hecho de no existir antecedentes de contrataciones de estas características, una comisión evaluadora está llevando adelante un detenido estudio de las ofertas recibidas.

El sistema que se implementará es más seguro, ágil, transparente y público al posibilitar, a partir de un software específico, la registración de todas las ofertas, sus oferentes y estado del acto de la subasta durante su desarrollo, afirmaron fuentes judiciales.

El objetivo del llamado es que las empresas interesadas desarrollen un sistema que prevea la administración y gestión electrónica de la subasta. Esto incluye la posibilidad de que, a través de internet, pueda publicarse la realización de cada subasta judicial, así como describirse y visualizarse los bienes por subastar, adjudicarlos en línea, pagarlos electrónicamente, que el martillero perciba su comisión y que el tribunal reciba el pago correspondiente, entre otras aplicaciones.

De acuerdo con el TSJ, que es la autoridad de la selección, “el sistema debe garantizar la máxima transparencia del procedimiento, una amplia convocatoria con la publicidad más completa y clara sobre las condiciones y especificaciones de los bienes por subastar”. Asimismo, el software tendrá que “garantizar niveles de máxima confidencialidad y seguridad de la información ingresada al sistema”.

Antecedentes de casos

La subasta judicial electrónica, que ya se encuentra regulada en países como España y en provincias como Buenos Aires, genera una mayor seguridad al evitar posibles manipulaciones externas.

Al tiempo, su rápida difusión y alcance, a un espectro mayor de posibles adquirentes, permite la obtención de mejores precios para los bienes. Esto, a su vez, supone un resguardo más beneficioso de los intereses tanto de deudores como de acreedores.

Funcionamiento del sistema

Una subasta en internet se desarrolla en un espacio virtual situado en una página-web, razón por la cual en ella se deberán registrar los oferentes y en ella los martilleros judiciales exhibirán bienes puestos a subasta por orden de un juez, en el marco de una determinada causa.

El martillero describirá de forma precisa todos los datos que suelen figurar en los edictos: características, precio, base; además, tendrá la posibilidad de publicar fotos de los bienes, que podrán ser consultadas por los eventuales oferentes una vez que estén registrados luego de que previamente completen un formulario.

También es denominada “subasta en línea”, cuando el tribunal fija un plazo para que los interesados, previa registración, puedan realizar ofertas; dicho plazo suele ser precedido por otro, de cinco a siete días, durante el cual se exponen en internet los bienes sujetos a subasta.

Durante el plazo de puja, todas las ofertas son públicas, lo que posibilita que los eventuales compradores puedan mejorar sus propias propuestas. El bien, finalmente, se adjudica a quien, tras el vencimiento del plazo fijado, haya ofrecido el mejor precio (en los casos de subasta al mejor postor) o a quien haya efectuado la oferta que supere más el precio de reserva o base estipulado (si lo hubiera).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *