Afirman que no se puede crecer más del 3 por ciento anual

CPCE CbaCórdoba. La aseveración fue formulada por la economista Mary Acosta durante un análisis del proceso inversor que realizó el Consejo Profesional de Ciencias Económicas (CPCE).

En ese sentido, desde el Instituto de Economía de la entidad profesional, manifestaron que la principal conclusión del trabajo de investigación, a la cual arribaron, es que “no existen condiciones que generen un clima propicio para la inversión extranjera”.

Acosta destacó que el ahorro nacional es insuficiente para sostener un proceso inversor importante, aunque la retracción del flujo privado fue sustituida por “inversión pública de menor eficiencia”.

Frente a ese panorama, la economista planteó la necesidad de diseñar una política tributaria con sentido pro-inversión que permite alcanzar un equilibrio sostenible entre la reinversión de utilidades y las remesas al exterior, además de incentivar un clima de negocios que fomente el ingreso de capitales.

Además, en los últimos tiempos, las restricciones al comercio exterior obstaculizan la inversión privada, principalmente la extranjera.  “Con los actuales niveles de inversión no es posible crecer a más del 3% anual”, precisó.

El proceso de inversión argentino registró una recuperación en la última década respecto a la del ’90, con un pico de 24,5% en relación al PBI en 2011, aunque se debe tener en cuenta que la variable global incluye construcción (con dominio de lo destinado a vivienda familiar) y equipos durables.

Durante todo el período considerado los ladrillos estuvieron por encima y aunque los equipos ganan proporción no logran ganar. En el análisis del CPCE se destaca que la inversión pública fue ganando terreno desde 2003, aunque la privada siempre conserva alrededor del 80%.

Desde 2006 hasta el 2012, la utilización de la capacidad instalada se movió entre el 74 y el 79 por ciento, lo que marca un muy buen desempeño.

En los primeros años de la serie, el empleo aumentaba al mismo nivel que el PBI pero esa relación empieza a deteriorarse con el paso del tiempo ya que se alcanzó un nivel de producción que no requiere de nueva mano de obra. 

Cuando la inversión se discrimina por rama industrial, la fabricación automotriz lidera, seguida por minerales no metálicos. En cambio, aparecen como preocupantes las industrias metálicas básicas y refinación de petróleo.

“Las dos áreas que más crecen están ligadas con el consumo – apuntó Acosta-, cuando debería destacarse lo destinado a acero, petróleo”.

En comparación con Brasil, aunque Argentina “gana” en la relación inversión/PBI, los brasileros cambiaron la proporción de lo invertido, ya que los bienes durables llevan la delantera.

Respecto de Latinoamérica, la Inversión Extranjera Directa (IED) privilegió a Brasil, Chile, Colombia y Argentina quedó al nivel de Perú, por detrás del resto.

Los economistas del CPCE no esperan cambios en la tendencia de la composición entre construcción y equipos y maquinarias, por lo que continuarán los bajos niveles de inversión en los sectores claves de la economía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *