Con el voto de los díscolos y dos ex ADN, mestrismo aprobó pliego de la basura y el marco regulatorio

Ciudad de Córdoba (7/4/17). Tras la polémica desatada por el reclamo de la oposición de que el Concejo se convirtió en una “escribanía de Mestre” y el apuro por aprobar los dos proyectos centrales vinculados al servicio de Higiene Urbana de la Ciudad, el oficialismo acompañado por los concejales Pascual y Terre avanzó en la sanción de las ordenanzas: Pliego de la Basura y el Marco Regulatorio.

En sesión especial convocada este viernes para tratar exclusivamente estas dos iniciativas (la primera girada por el Departamento Ejecutivo y, la segunda, impulsada por la concejala autónoma Laura Sesma), el mestrismo logró los votos para su aprobación sin entrar a rebatir los planteos de la avanzada opositora que cuestionó el tratamiento de los proyectos “a las apuradas”.

Al respecto, las bancadas de ADN, Fuerza de la Gente y Unión por Córdoba denunciaron que el despacho final del pliego de la basura de 150 páginas se entregó minutos antes de arrancar la sesión y hasta hubo concejales que no tuvieron en sus manos el documento ni siquiera para hacer una lectura rápida.

Con el acompañamiento de los oficialistas “díscolos” (Laura Sesma y Juan Negri), los tres nicolacistas críticos, más las voluntades a favor de los ediles ex ADN (Marcelo Pascual y María Eugenia Terre), el mestrismo consiguió los 17 votos que necesitaba para aprobar en segunda lectura el pliego para el llamado a licitación de la adjudicación de la concesión del servicio de recolección de residuos. Por el rechazo, se expresaron los 13 concejales que conforman el núcleo duro de la oposición.

Al momento de fundamentar el voto negativo del bloque ADN al pliego licitatorio, su Presidente, Tomás Méndez, cuestionó: “En realidad lo que están haciendo es una vergüenza y una falta de respeto a nosotros y a los vecinos porque hace 5 minutos nos han entregado estas 150 páginas donde se detallan las modificaciones introducidas por el oficialismo”.

En ese sentido, el opositor cargó duro contra el intendente radical, al enfatizar: “lo único que nos queda claro es que Mestre es un incapaz para gestionar la ciudad porque tiene que tercerizar los servicios, como en este caso el de la basura”.

“Lo dijimos desde un principio y lo sostenemos, el tema de la higiene urbana responde a intereses políticos y además, si entran a jugar empresas privadas, también responde a intereses económicos”, enfatizó.

Al reafirmar que el pliego en cuestión sólo implica la recolección domiciliaria y no todo el sistema de Higiene Urbana, el titular de la bancada riutorista, Martín Llarena, reafirmó que “no va a mejorar la prestación”.

En esa línea, el opositor lamentó que con la decisión del Ejecutivo municipal se pierde la oportunidad de “mejorar” el sistema y disminuir los costos. A su vez, Llarena advirtió que la licitación carece de presupuesto oficial y reprochó la falta de respuesta del Municipio a las demandas de datos precisos sobre costos actuales.

Por último, el edil de Fuerza de la Gente insistió con su postura de que esta licitación que encarará la gestión Mestre “está preparada para que continúen las actuales prestatarias, con el mismo servicio que hoy prestan, pero va a justificar un mayor encarecimiento”.

En tanto, el concejal Esteban Dómina (UPC) fue el encargado de fundamentar el rechazo de su bloque a la iniciativa enviada por el Ejecutivo municipal. El peronista hizo foco en los recursos públicos destinados al sistema de Higiene Urbana de la Ciudad. En este marco, reclamó que la administración mestrista no envió los números oficiales detallados de los costos.

Desde el oficialismo, el concejal Lucas Balián rebatió las críticas opositoras y defendió los tiempos para la sanción del pliego de la basura. En cuanto al “apuro” por tratar este proyecto -denunciado por los ediles opositores-, el radical recordó que estuvo a disposición para su estudio desde diciembre del año pasado y que tras la primera lectura, se han escuchado “todas las voces que se han manifestado sobre el proyecto”.

Al repasar los puntos centrales del proyecto aprobado, Balián detalló: “El plazo de la concesión es de 8 años y los pliegos son gratuitos a pedido de los concejales. Podrán participar empresas argentinas y extranjeras con antigüedad mayor a 5 años. Las frecuencias de recolección no cambian respecto del actual, y se aumentará la publicidad y difusión, para la toma de conciencia de los vecinos sobre cómo tratar la basura una vez que es dejada en la vía pública.

“Además se tendrá en cuenta la contenerización de toda el área central, y barrios como Alberdi y Nueva Córdoba. Habrá recolección diferenciada en toda la ciudad, y habrá un 0800 para la recolección de poda y escombros”, añadió.

Polémica por nuevo impuesto

En el marco del debate por el marco regulatorio para la gestión integral de residuos sólidos urbanos, Tomás Méndez denunció que el artículo 14 habilita al intendente que a sola firma, “cuando los empresarios le pidan más plata, generar un nuevo impuesto que deberán pagar los vecinos”.

En diálogo con Agenda 4P, el titular del bloque Juntos por Córdoba descartó la afirmación opositora. En este sentido, Balián subrayó: “va a quedar a consideración del Concejo Deliberante todo lo que sea esta situación”.

“No estaba dentro del pliego, esto es específicamente del marco regulatorio y tiene que ver únicamente con los grandes generadores de residuos urbanos, en ningún momento estamos hablando del ciudadano, ni de las casas residenciales”, aclaró.

Por su parte, Laura Sesma, argumentó que “todo el marco regulatorio está cruzado por la necesidad de modernizar y mejorar el servicios, y tiene un tema central que es el de una política clara de reducción de la basura producida y los cambios de hábito de la población para lograrlo”.