Tras levantarse el paro, ahora la polémica es por una audiencia en Trabajo que desconoce el Municipio y las empresas

Ciudad de Córdoba (13/6/17). Tras levantarse el paro del transporte que a partir de las 0 horas de este miércoles será normal, la polémica se generó por un comunciado del Ministerio de Trabajo convocando a una audiencia en el marco de la conciliación para la semana próxima que supuestamente habían solicitado las empresas, entre ellas la TAMSE, empresa perteneciente al Estado municipal. Funcionarios de la primera línea del Gabinete mestrista rechazaron ese pedido. En igual sentido, se pronunciaron desde Coniferal. 

El parte de prensa sostiene que “el Ministerio de Trabajo informa que las empresas ERSA Urbano, Coniferal; Autobuses Córdoba y TAMSE solicitaron se convoque a una audiencia en el marco de la conciliación para la p?oxima semama”.

A su vez, el comunicado indica que en una presentación conjunta expresaron “…que el diálogo con la entidad gremial UTA se mantiene en el marco de que las partes precitadas han acatado la conciliación obligatoria dictada por resolución Nº 22/2017″.

Funcionarios de la primera línea del Gabinete mestrista descartaron de plano haber pedido esa audiencia (entre ellos, el subsecretario de Tránsito, Pablo Farías).  En la misma línea se expresó el representante de la empresa Coniferal, Miguel Tolosa, quien estuvo presente en la conferencia de prensa de este martes en el Palacio 6 de Julio, donde se anunció que la prestación del servicio de transporte será normal a partir de las 0 de este miércoles. 

El intendente Mestre sostuvo en la mañana de este martes que hasta que los choferes no levanten el paro, el municipio no se iba a sentar a la mesa de conciliación. Eso se vio reflejado en la audiencia convocada por la cartera laboral para el mediodía de hoy que finalmente no se realizó porque las partes no se hicieron presentes. Esto fue antes de conocerse la decisión de los colevtiveros de levantar la medida de fuerza. 

En este marco, Mestre ratificó la postura -en línea con las empresas- de que los choferes despedidos no serán reincorporados. También afirmó que horas no trabajadas no serán cobradas.

“Nosotros estamos dispuestos, siempre que se respete el estado de derecho, si levantan la medida, nosotros estamos dispuestos a sentarnos en el marco de la conciliación obligatoria, que es lo que establecen los procedimientos en estos casos”, había dicho el jefe comunal capitalino, en el mediodía de este martes.

Al reafirmar que los choferes díscolos que mantenían el paro del transporte estában bajo “la ilegalidad”, Mestre cuestionó a aquellos que “han intentado dirimir internas molestando la vida de los trabajadores y fundamentalmente de aquellos usuarios que menos recursos tienen”.

En cuanto a la convocatoria de Trabajo  a una nueva reunión de conciliación, que la mayoría de las partes ya han dicho que no concurrirán por diferentes motivos, el intendente Mestre insistió en que “desde el poder concedente y en representación de la empresa del estado, y tengo entendido que también las otras empresas que prestan el servicio tienen la misma posición, que no hay ninguna posibilidad de que se reincorporen los choferes despedidos como así también que cobren alguna hora aquellos que no trabajaron”.

“Tarados”

Por su parte, el representante de la UTA nacional enviado a Córdoba para destrabar el conflicto, tildó a los delegados díscolos de “tarados” por no acatar la conciliación obligatoria y mantener el paro en la ilegalidad.

Jorge Kiener, secretario del Interior de UTA nacional,  afirmó que “cuando estos tarados de delgados no acatan una conciliación obligatoria, confunden a los trabajadores, se meten los partidos de izquierda, cuando se transforma todo esto en el marco de la ilegalidad, es que es muy difícil llevar adelante negociaciones”.

“Lo que sacaron los delegados anoche -que están quebrados- fue una negociación que lleve a cabo el viernes de la 10 de la mañana hasta las 20 horas, porque tenían el intendente y los empresarios la misma posición que están teniendo hoy”, declaró el gremialista a El Doce.

En cuanto al apoyo del Surrbac y otros gremios a la protesta de los delgados y choferes que mantienen el paro, Kiener manifestó que “ningún sindicato se puede meter en la vida de otro sindicato, fundamentalmente avalando una medida que ha sido considerada ilegal”.

Por último, dirigiéndose al titular del Palacio 6 de Julio, el integrante de la conducción nacional de la UTA, acentuó: “Yo le pido calma al intendente. Todos estamos haciendo esfuerzos para normalizar la situación que no es nada lindo, pero también alguien se tiene que hacer cargo”.