El radical Nicolás cuestionó que en la Provincia “lo único que aumenta es la deuda”

Córdoba (2/7/17). “Con la reciente emisión de deuda por 450 millones de dólares, los habitantes de Córdoba pasarán a deber $47.442 millones. Cuando Juan Schiaretti asumió su mandato en diciembre de 2015, los habitantes de esta provincia debían 15.122 millones. En tan sólo un año y medio, la deuda se triplicó”, afirmó el legislador Miguel Nicolás.

“En 1999 cuando el Radicalismo dejó el poder, la provincia debía 1041 millones de dólares, lo que implicaba 347 dólares por habitante. Hoy luego de 17 años de gobierno de Unión Por Córdoba, la provincia debe 2.868 millones de dólares lo que equivale a 869 dólares por habitante. En 17 años la deuda de cada habitante de la provincia de Córdoba aumentó de manera considerable”, aseguró el parlamentario.

En este sentido, Nicolás se preguntó qué aumentó a la par de la deuda para mejorar la calidad de vida de sus habitantes. “¿La seguridad vial? Las autopistas Córdoba-Río Cuarto y Córdoba-San Francisco son una eterna deuda. ¿La calidad de vida? El 42.3% de los habitantes del Gran Córdoba están bajo la línea de pobreza, resultado de un modelo provincial que dice que trabaja para combatir la pobreza, pero la hace crecer”, advirtió.

También lanzó el interrogante de si mejoró la salud y la educación. “Lo único que aumentó en Córdoba es la matrícula en colegios privados y los hospitales y centros de salud privados, fiel reflejo de las enormes deficiencias de la educación y salud pública provincial”, cuestionó el radical, al tiempo que aseguró: “todas estas preguntas y muchas otras nos llevan a decir que en Córdoba lo único que aumenta es la deuda y los impuestos para pagarla luego”.

Asimismo, Nicolás señaló que “luego de estas sencillas cuentas lo único que queda por pensar es que Unión por Córdoba triplicó la deuda para poder financiar el espantoso despilfarro que realiza del gasto público”.

“¿De qué otra manera podemos explicar esto?, ironizó el opositor, quien a renglón seguido, disparó su ácida crítica: “no queremos pensar que los habitantes de la provincia deberán pagar la campaña electoral del vicegobernador (Martín Llaryora) y de la esposa del Gobernador (Alejandra Vigo), si es así, han convertido a la provincia en una unidad básica, entonces el futuro está hipotecado”.