Desde la Cámara de Comercio advirtieron sobre el elevado costo de los productos argentinos

País (4/8/17). En la entidad indicaron que la principal consecuencia es el denominado “costo argentino”, compuesto por los impuestos nacionales, provinciales y municipales, además de las cargas patronales y el déficit de infraestructura.

Desde la Cámara Argentina de Comercio (CAC) se alertó sobre el impacto que tiene la carga impositiva sobre la producción. En la entidad indicaron que los productos nacionales llegan a costar hasta más del 100% que en otros países, por el denominado «costo argentino», consecuencia del alto impacto que tienen en éste, los impuestos nacionales, provinciales y municipales, así como las cargas patronales y el déficit en infraestructura.

La entidad presentó un informe elaborado por su equipo económico, que le fue entregado al jefe de Gabinete, Marcos Peña, en un encuentro que mantuvo con el presidente de la CAC.

Participaron de la reunión con el jefe de Gabinete, Jorge Di Fiori, Presidente de la CAC; Guillermo Dietrich, Vicepresidente II; Alberto Grimoldi, Vicepresidente III; Mario Grinman, Secretario y Víctor Dosoretz, Tesorero.

«La presión impositiva es un factor crítico», aseguró Di Fiori, en conferencia de prensa, al tiempo que agregó que «otros factores relevantes son los costos laborales, no salariales, los aportes que el empleado no ve y que van a una bolsa sin fondo».

También indicó que también inciden «los precios de los insumos básicos, los costos logísticos y problemas de calidad de la infraestructura, los costos provenientes del bajo desarrollo del sistema financiero, además de factores tecno productivos vinculados a las tecnologías utilizadas y la escala de los mercados».

El dirigente gremial empresario destacó asimismo «el bajo acceso al mercado financiero y de capitales», y puntualizó que «la economía argentina muestra uno de los peores datos de Latinoamérica, con una participación del crédito del sector privado de apenas 14% del PBI».

«Como ejemplo de la problemática financiera, se destaca la del mercado de tarjetas de crédito y débito, el cual ostenta altas tasas de concentración, que devienen en un elevado costo de las operaciones de compra venta que se realizan a través de estos medios», sostuvo Di Fiori.

Consideró que «la solución tiene que ser de fondo, no puede pasar por instalar una zona franca en Mendoza, esa no es la solución, es un problema». (ARGNoticias)