Destacan que la PPP cuatriplicaría la inversión, pero advierten del “claro sesgo” en favor de Buenos Aires

País (16/10/17). Desde Idesa sostienen que la Participación Público Privada (PPP) es una moderna herramienta de gestión pública muy utilizada en los países desarrollados, pero que en la Argentina no ha sido aplicada aún, a partir de su “enorme” potencial. El año próximo se pondrán en marcha inversiones con este mecanismo, por lo que se advierte que es necesario profesionalizar los organismos públicos y definir una estrategia que evite la concentración de proyectos en Buenos Aires.

Según el proyecto de ley de Presupuesto 2018 , entre el año próximo y el 2020 se desarrollarán con PPP inversiones en materia de construcción de autopistas y mejoras en vías de transporte por unos 50 mil millones de dólares. Asimismo, en obras para energía y manejo del agua se invertirán unos 30 mil millones de dólares. En tanto, en viviendas, hospitales y cárceles se destinarán unos 17 mil millones de dólares.

Con estos datos se observa que, en los próximos 3 años, se planea hacer inversiones con mecanismos de PPP por un total de 97 mil millones de dólares, lo que hace esperar que se cuadriplique la inversión en infraestructura, reduciendo así este déficit y permitiendo innovar en soluciones sociales como viviendas, hospitales, escuelas, entre otras.

“Las PPP potencialmente tienen varias ventajas. Para la situación que atraviesa la Argentina una muy atractiva es que libera recursos del Estado”, se afirma desde Idesa, aunque también hace foco en las desventajas.

Según el Instituto para el Desarrollo Social Argentino, su principal desventaja es que “son instrumentos sofisticados, muy demandantes de calidad institucional y profesionalidad de los funcionarios del Estado”.

Para no fracasar en el diseño de los contratos de PPP, el centro de estudio resalta que la experiencia en países desarrollados demuestra que es crucial desarrollar capacidades técnicas y sentido de la ética en el sector público. Además de medir con precisión los resultados y establecer el canon en función de ellos.

Otro riesgo específico a partir de la realidad de Argentina, señala Idesa, es la “profundización de las asimetrías regionales”. En ese sentido, se cuestiona que el plan de inversiones previsto para las PPP muestra “un claro sesgo en favor de Buenos Aires”.

Por ello, se impulsa rever este aspecto a través de una estrategia donde el Estado nacional promueva el uso del instrumento y el desarrollo de institucionalidad y transparencia “para que las provincias jueguen un rol activo sumando inversiones con PPP”.

En esta línea, Idesa afirma también que debe establecerse “una contribución especial a favor de las provincias mas postergadas condicionada a un plan de desarrollo y un plazo determinado”.