La Red Nuestra Córdoba se pronunció acerca del Nudo Vial en Plaza España

Córdoba (2/11/17). Los debates sobre qué hacer con el tránsito en la Plaza España comenzaron hace más de una década atrás. El intendente Ramón Mestre retomó esta discusión en torno al problema y la solución para esta intersección de la ciudad mediante la construcción de un túnel por debajo de la plaza y la construcción de un centro cultural en el medio de ella.

Luego de intensos debates internos, desde el Grupo de Desarrollo Urbano Sustentable de la Red Ciudadana Nuestra Córdoba, se presentó un informe que reúne algunas objeciones, recomendaciones y sugerencias sobre el proyecto que se está licitando, “definidas a partir de los criterios de sustentabilidad, participación democrática y equidad que compartimos en la Red”, se destacó.

1. Tránsito. Desde el punto de vista del tránsito, principal criterio del Ejecutivo Municipal para la realización de la obra, la solución del túnel para agilizar la circulación vehicular en la rotonda trasladará la congestión unas cuadras más adelante, tal como ocurre actualmente con el tránsito del nudo vial del Hombre Urbano en la Av. Poeta Lugones.Es evidente que las soluciones a la cuestión de fondo del tránsito con la red vial existente van inexorablemente en el sentido de implementar políticas integrales para promover y diversificar el transporte público colectivo (en toda la diversidad que la ciudad pueda asumir), restringir la circulación de autos y motos particulares en los lugares críticos y ampliar y mejorar la red de ciclovías. Medidas ampliamente probadas en el mundo para aliviar el tránsito en superficie, mejorar la movilidad urbana y contrarrestar las emisiones de CO2 que todavía Córdoba espera.

2. Transporte Público. En relación al transporte público, el municipio y los autores del proyecto, argumentan que el túnel facilitará la circulación de 15 líneas de transporte urbano de pasajeros que hoy circulan por la plaza.Es preciso señalar sin embargo algunos aspectos que se deberían tomar en cuenta ya que -de no ser contempladas-sin dudas dificultarán el acceso de los pasajeros de transporte a los Museos Emilio Caraffa, Evita, Ciencias Naturales y Casa Dionisi, el Centro Cultural Córdoba, el Archivo Provincial y el conjunto de instituciones que rodean la Plaza España, cuyas paradas deberán alejarse hasta el ingreso y egreso del viaducto que tendrá una extensión de 440 metros, lo cual contradice cualquier criterio de  accesibilidad por transporte público.

3. Patrimonio. Nuestra ciudad tiene una historia de pérdida de monumentos, edificios y plazas de valor histórico-ciudadano, tales como el traslado del Monumento y Plaza Vélez Sarsfield, por el intendente Hugo Taboada en 1970, reemplazada 40 años después por una fuente de agua.La Plaza España fue pensada como un ícono, con un diseño geométrico y puro que la vuelve legible, memorable, emblemática. Diseñada para ser vista desde altura de los edificios, desde lejos y a la velocidad de un vehículo, con árboles que cambian de color en cada estación, con luces que se encienden por la noche, para iluminar sus columnas y el monumento de agua interior. Preocupa el destino de las esculturas que se encuentran dentro de la plaza, de gran valor patrimonial y deberían ser conservadas.

4. Paisaje urbano. No se puede preservar nada demoliendo. Desde el punto de vista del paisaje urbano, el traslado del monumento a Deán Funes y la sustitución de una plazoleta conmemorativa por una trinchera de tránsito es -de todo punto de vista- una pérdida, más que un beneficio.El proyecto al parecer tiene la concepción de que el patrimonio son las fachadas de los edificios colindantes, olvidando que hablamos de un punto neurálgico de la ciudad atravesado por miles de personas que siguen eligiendo ese lugar a pesar de que a veces se vean imposibilitados de cruzar tranquilamente sus calles. Se puede hablar de esa diagonal creada en una de las primeras expansiones del centro de la ciudad, de la ubicación y la escala que le dan el Palacio Ferreyra y el Museo Emilio Caraffa, y, algo muy importante, el paisaje que le brindan los palos borrachos al  bulevar  Chacabuco (cuyo destino de relocalización es incierto y con bajas o nulas posibilidades de supervivencia). Resulta inadmisible abrir una calle por el Parque Sarmiento, uno de los pocos pulmones verdes a nivel metropolitano que ha quedado inmerso dentro de la ciudad declarado Monumento Histórico Nacional, dado los comprobados efectos negativos que genera la fragmentación de espacios verdes en áreas de menor superficie. 

5. Equidad en el acceso a los bienes de la ciudad. Desde el punto de vista de la equidad en el acceso a la ciudad, no se puede dejar de mencionar que la concentración de inversiones en el sector, a partir de obras ya realizadas por Provincia y Municipio en los últimos años, no puede ir detrimento de otras obras de infraestructura mucho más urgentes en otras zonas de la ciudad.

Como se desea poner en evidencia, los cuestionamientos realizados a la obra se basan en diversas razones y criterios que se combinan para justificar, al menos, la revisión del proyecto, se advirtió desde la Red que congrega a organizaciones de la Sociedad Civil.

En este sentido, Nuestra Córdoba sostuvo que “como alternativas para la solución del problema, existen numerosas políticas que deberían ser consideradas para mejorar el tránsito y la movilidad en la ciudad: el ordenamiento urbano, medidas para la priorización del transporte público, definición de usos del suelo”.

Al respecto, se puntualizó en la regulación de circulación vehicular privada en el casco céntrico, limitar el estacionamiento sobre calzada, incorporar la semaforización peatonal, regular y controlar el horario de circulación de camiones de logística y ordenar el estacionamiento sobre las calzadas, entre otras.

“Todas ellas contempladas en propuestas que se vienen planteando desde especialistas de las distintas universidades de la ciudad, como así también de profesionales del urbanismo y la ingeniería, y que implicansoluciones de menor costo y de prioritaria implementación para la ciudad”, se manifestó. 

En cuanto a la infraestructura urbana, la Red señaló que “debería estar apoyada en un trípode virtuoso basado en estudiossocioambientales y urbanísticos, concursos públicos y mecanismos participativos. Sin esta base, la ciudad corre el riesgo de empeorar en un camino inequívoco hacia la inhabitabilidad”.

Por último, al resaltar que el proyecto avanza, al parecer, sin ningún cambio, Nuestra Córdoba planteó que “como ciudadanos solicitamos que este tipo de decisiones se realicen con el mayor consenso posible y se convoque de manera urgente a una participación amplia para concertar un plan a corto, mediano y largo plazo que resuelva el problema de transporte y la movilidad de toda el área metropolitana”. 

Es por ello que instaron a las autoridades, supeditar la intervención propuesta a la discusión y consenso con los vecinos de la ciudad, organizaciones, entidades profesionales y especialistas independientes de los gobiernos de la Provincia y Municipalidad, “para arribara la mejor solución que se enmarquen dentro de un plan urbano”.