Nuevo “naftazo” en puerta y anuncio del Gobierno por suba del transporte

País (1/1/18). El precio de los combustibles aumentará en los próximos días entre un 3 y un 5%, como consecuencia de la devaluación y el incremento en el precio internacional del petroleo, según revelaron fuentes empresarias. Por su parte, el Gobierno anunciará esta semana los nuevos cuadros tarifarios de colectivos y trenes.

Las principales compañías del mercado local vienen analizando la evolución de esa variables y esperan la decisión de la estatal YPF, para tomar una determinación sobre la suba que se aplicará.

El precio de los combustibles está totalmente liberado en el mercado local, luego de que el gobierno decidió no continuar con el acuerdo que tenía con las empresas petroleras para ajustar el precio de los combustibles cada tres meses.

De aplicarse esos incrementos el precio de la nafta premium podría pasar a costar 26,93 pesos el litro en la hipótesis menor hasta 27,45 pesos en la mayor, según los valores actuales.

Por su parte el litro de gasoil premium variaría entre los 23,87 y los 24,33 según el porcentaje de actualización que se decida.

Estos serían los precios estimados para la Capital Federal y el Gran Buenos Aires a partir de los próximos días, mientras que en el interior del país, los valores de comercialización se situarían por encima, como ya es costumbre.

Anuncio por el transporte

El Gobierno anunciará esta semana los nuevos cuadros tarifarios de colectivos y trenes, que comenzarán a regir desde febrero, mientras que en la Ciudad el boleto del subte se iría a 9,50 pesos.

La empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), propietaria de toda la red de subtes de Buenos Aires, llamará a audiencia pública este mes para determinar el aumento, aunque su objetivo es un incremento de al menos dos pesos por viaje.

En tanto, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, convocará a una conferencia de prensa esta semana para anunciar nuevo esquema tarifario del transporte, en el que el usuario deberá pagar más para viajar como consecuencia del recorte de subsidios. (NA)