En dos meses, detectaron casi 200 “ñoquis” en la Cámara de Diputados

País (2/1/18).  Las ausencias se registraron por el control de presentismo  que comenzó a aplicarse hace dos meses y tiene el aval de los bloques parlamentarios y del gremio. De la cantidad de personas que cobran sin trabajar, 160 serán cesanteadas y las 30 restantes presentaron su renuncia.

Al menos 200 personas eran “ñoquis” en la Cámara de Diputados. En esta Cámara del Congreso se inició el sistema, el cual permitió descubrir no sólo esa cantidad de personas que no trabajan, sino que también reveló cerca de 700 irregularidades.

Estos datos surgieron a partir del control de presentismo en el Congreso: los empleados de planta permanente y transitoria deben apoyar su huella digital para registrar sus entradas y salidas a su lugar de trabajo. El sistema empezó a funcionar desde hace dos meses en Diputados y desde hace uno en el Senado.

Además se detectaron 700 irregularidades, entre ellas empleados que no se presentaron en sus oficinas por aducir que estaban enfermos pero que no llevaron los certificados médicos correspondientes. En estos casos se les envía cartas documento a las personas que cometieron irregularidades y se les descuentan los días no trabajados.

A partir de este nuevo sistema las autoridades parlamentarias planean reducir la planta de empleados, sumado a los retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas. En total en la Cámara baja eran 190 las personas que no se presentaron a trabajar en los dos meses pasados. Del total, 160 están en proceso de despido mientras que los 30 restantes renunciaron.

En el Congreso ya se había aplicado un sistema de control de asistencia pero había fracasado aunque ahora, los empleados parlamentarios que no se presentaban ya no pueden hacer trampa y deben registrar su asistencia para cobrar el sueldo. Actualmente trabajan 5589 personas en Diputados, entre permanentes y temporarios, y 5020 en el Senado, consigna La Nación.

El plan es parte del “ajuste político” que impulsa el Gobierno como una señal para reducir el déficit fiscal, luego de la sanción de medidas controvertidas como la reforma jubilatoria, que reduce los haberes de los beneficiarios.

La secretaria administrativa de la Cámara baja Florencia Romano explicó que el año pasado hubo un ahorro de cerca de $ 400 millones, con bajas en el gasto de pasajes, alquileres y celulares.