En línea con Sappia, trabajadores radicales se expresaron en contra del FMI y sus recetas de ajuste

Córdoba/País (24/5/18). Ante la turbulencia financiera producto de la escalada del dólar de las últimas semanas y las negociaciones del Gobierno nacional con el Fondo Monetario Internacional, la Organización de Trabajadores Radicales (OTR) se manifestó en consonancia con la postura que expresó el presidente de la Convención Nacional de la UCR, el laboralista Jorge Sappia. 

“Coincidimos que ante la determinación de esta nueva negociación con el FMI, deberían haberse intentado otras medidas, como por ejemplo la de avanzar en una reforma fiscal que grave a aquellos sectores con mayor capacidad tributaria (…) y que a la vez produzca una compensación con los sectores que aseguren producción y trabajo”, afirmó la OTR en un pronunciamiento rubricado por Javier Varetto y Norma González, que respalda lo dicho por Sappia y la Comisión de Economía del instituto Radical de Políticas Publicas.

En rechazo a un acuerdo con el FMI, los trabajadores radicales sostuvieron que “el Fondo no ha cambiado”, por lo que advirtieron de sus “recetas” que “son las del ajuste que garantice a los acreedores el cobro de su deuda a cualquier costo sin importar la población”.

Al expresarse a favor de una “gran concertación nacional”, la OTR responsabilizó al Gobierno nacional de haber llegado a esta situación de turbulencia financiera, que más allá de circunstancias externas, se debió a “la actitud de soberbia” por parte de la administración central.

En este sentido, la organización radical  demandó “una convocatoria real y no para las fotos”, primero a los partidos de la coalición electoral y luego a todos los partidos políticos, pero también a los sectores de la producción y el trabajo, para fijar ejes centrales de acción sobre las distintas problemáticas que tiene la Nación y las soluciones que “necesita la sociedad”.

Aunque resaltó que el camino a seguir no son las medidas de corte neoliberal que viene implementando el Gobierno, sino “un cambio de rumbo a favor de una política económica de bienestar, empleo y crecimiento, que seguramente no coincidirán con las recetas que aporte el FMI”.

Tras manifestar su apoyo a la posición de Sappia y el compromiso de “una patria para todos para todos y no para unos pocos”, la Organización de Trabajadores Radicales abogó por “un radicalismo de pie, corrigiendo, aportando propuestas de soluciones alternativas y no haciendo un seguidismo de convidado de piedra con el Gobierno del PRO”.