Aborto legal: Brugge advirtió del documento falso de la CIDH presentado por Lipovetzky

Córdoba/País (13/6/18). El diputado democratacristiano que integra el bloque Córdoba Federal se hizo eco de una nota publicada este miércoles por el El Cronista, sobre la polémica que se armó en Cambiemos por el supuesto comunicado de la CIDH acerca del aborto. 

“El presidente de la Comisión de Legislación General, (el macrista Daniel Lipovetzky), presentó un documento de la CIDH falso para justificar que el proyecto de Aborto Legal no contradijera el tratado de DDHH que si lo hace”.

Así se despachó el diputado cordobés, quien es uno de los defensores del dictamen que rechaza el proyecto de ley de legalización del aborto. 

Ante la información que se conoció hoy por el documento “falso”, Brugge resaltó: “Teníamos razón cuando exigimos la presentación del supuesto informe”.

Cabe señalar que ayer el democratacristiano adelantó que planteará la nulidad de la discusión en el recinto porque, a su criterio, violaría tratados internacionales.

Comunicado falso

Fuentes de la Cancillería aseguraron que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) debió aclarar por pedido de la Misión Permanente de la República Argentina ante los organismos con sede en Washington que no emitió un comunicado oficial ni sentó postura en referencia a la legalización del aborto, que ya se debate este miércoles en la Cámara de Diputados, y que por lo tanto no hubo un apoyo a la interrupción legal del embarazo como el que había dado a conocer un diputado oficialista.

La aclaración de la CIDH fue requerida por la delegación diplomática ante la OEA, a cargo de Paula Bertol, ex secretaria parlamentaria del Ejecutivo ante el Congreso, a pedido de un abogado argentino que sospechó del origen de un documento publicitado por el presidente de la comisión de Legislación General, Daniel Lipovetzky, en el que supuestamente el organismo, siguiendo el sistema jurídico interamericano, considera que el embrión “no es persona”.

Fuentes diplomáticas confirmaron a El Cronista la disputa abierta a escala diplomática y a nivel político en Cambiemos, y argumentaron que lo que el legislador recibió fue una respuesta, a título personal, de la jefa de despacho del secretario ejecutivo de la comisión, Paulo Abrão, por esos días fuera de Washington, pero sin el aval de la máxima autoridad.

“La Misión nunca se enteró del pedido del diputado y protestó porque no se siguieron los canales formales”, dijeron a este medio gráfico.

Por su parte, Lipovetzky respondió a la acusación: “Yo envié un mail al secretariado ejecutivo y recibí una respuesta de la señora Marisol Blanchard, jefa de despacho, en nombre de la Comisión, y con copia a la representación y a la Cancillería. No tengo por qué dudar de su verosimilitud, o si representa o no a la Comisión. No tengo por qué explicarlo”.

Desde el Palacio San Martín aseguran que “los funcionarios de la CIDH respondieron a la representación argentina en Washington diciendo que no era cierto ese envío”, y dejaron entrever una molestia porque Lipovetzky “les había escrito (a los oficiales de la CIDH) por mail” y sin seguir el protocolo.