Luz y Fuerza rechazó los despidos en EPEC y exigió a Schiaretti que “respete la paz social”

Córdoba (3/7/18). Tras una nueva asamblea general extraordinaria que se realizó este martes, en el marco del conflicto en la EPEC, el gremio confirmó la continuación del “trabajo a Convenio” y las asambleas sorpresivas de dos horas por turno.

El gremio que nuclea a los trabajadores de la EPEC expresó hoy su repudio y rechazo “a la injusta e ilegal cesantía de los cinco compañeros por participar en actividades en defensa de nuestro Convenio Colectivo de Trabajo y de la EPEC estatal e integrada”. 

Así se pronunció Luz y Fuerza ante la decisión de la conducción de la Empresa Provincial de Energía de desvincular a cinco empleados que participaron en el ataque a Luis Giovine.

Desde la EPEC se dijo de manera oficial que los cinco trabajadores fueron identificados como los autores de los “graves incidentes” ocurridos el 1 de junio en la Av. Rogelio Martínez 2649 esquina calle Malagueño (sede del Ministerio de Trabajo de la Provincia), cuando el auto que conducía al presidente y al gerente general de la entidad fue atacado por manifestantes lucifuercistas, lo cual motivó la suspensión de la reunión en la cartera laboral.

Durante el plenario de Luz y fuerza llevado a cabo en la mañana de este martes, se dispuso insistir en el planteo a las autoridades de la compañía eléctrica de “la conformación de ámbitos de discusión dentro de la empresa para garantizar el correcto funcionamiento de la EPEC estatal e integrada”.

En esta línea, el gremio comandado por Gabriel Suárez exigió al gobernador Juan Schiaretti que “respete la paz social que se garantiza con el diálogo y no enfrentando a los trabajadores afiliados a Luz y Fuerza que defienden a EPEC y el buen servicio a los cordobeses”. 

Por esta demanda,  se reclamó que se ordene el retiro de la Policía de la sede de EPEC.