Con el nuevo acuerdo, el Gobierno recibirá del FMI 7.100 millones de dólares adicionales

País (26/9/18). El acuerdo inicial se incrementa de 50.000 a 57.100 millones de dólares. A su vez, aumenta en 19 mil millones de dólares, los desembolsos previstos para lo que resta del 2018 y para el 2019.

En conferencia de prensa, junto a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confirmó el nuevo acuerdo alcanzado con el organismo multilateral.

El FMI aceptó incrementar en 7.100 millones de dólares el acuerdo inicial firmado con el Gobierno argentino en junio. De esta forma, el crédito stand by será de 57.100 millones de dólares.

El titular de la cartera económica aseguró que el organismo acordó una ampliación del crédito a la Argentina “para tranquilizar a los mercados”. “Esto demuestra que el país está renovando sus vencimientos de deuda”, acentuó.

En sus declaraciones, Dujovne aclaró que “los fondos ya no tienen carácter precautorio, como establecía el acuerdo original, sino que podrán ser plenamente utilizados como soporte presupuestario”.

En plano fiscal, el ministro señaló que el acuerdo “incorpora la decisión del Gobierno argentino de avanzar más rápido hacia el equilibrio primario, comprometiendo un resultado equilibrado para 2019, tal como fuera presentado en el proyecto del Congreso”.

A su vez hizo hincapié en la pesada herencia de los gobiernos anteriores, al afirmar que  “el fuerte desequilibrio fiscal heredado es un obstáculo mayor para el crecimiento y el desarrollo de nuestra economía, y venimos trabajando para alcanzar el equilibrio de nuestras públicas cuanto antes”.

Por su parte, la directora gerente del FMI destacó que “todos estos esfuerzos son para ayudar a estabilizar la economía argentina. El Fondo mantiene su compromiso de ayudar a la Argentina y proteger a los más vulnerables”.

“Argentina ha formulado un plan económico reforzado que apunta a afianzar la confianza y estabilizar la economía. Los componentes de base son una política fiscal orientada a fortalecer su situación fiscal y mantener un presupuesto sostenible y adecuadamente financiado, una política monetaria sólida enfocada en la reducción de la inflación, y una política de tipo de cambio flotante sin intervención”, indicó Lagarde.