Tras el OK de Lagarde, el Gobierno anunciará el nuevo acuerdo con el FMI

EEUU (26/9/18). El Gobierno de Macri anunciará este miércoles un segundo acuerdo con el FMI que incluirá nuevas metas de inflación, nuevas instrucciones de política monetaria para contener el dólar, de reservas internacionales pero que tendrá como novedad principal una extensión del monto que enviará el organismo al país.

Entre la firma de la primera versión del acuerdo con el Fondo y la conclusión de esta segunda negociación, el Banco Central cambió dos veces de conducción, las reservas cayeron casi USD 14.000 millones, el dólar aumentó 10 pesos, las proyecciones de inflación superaron el 40% para este año y el Gobierno recortó la mitad de los ministerios.

El rol de la coyuntura financiera, cada vez más difícil para el peso y para los activos argentinos, obligó a la administración central a tener que rediscutir las pautas y condiciones del acuerdo con el FMI, ya que las firmadas en junio habían quedado inútiles. Las dudas del mercado persistían sobre la capacidad del Estado de pagar la deuda en los próximos años, consignó TN.com.ar 

Según fue adelantado a cuentagotas en los últimos días por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, este segundo pacto con el FMI incluirá nuevas metas de inflación y pautas distintas para la conducción de la política monetaria del Banco Central.

En ese sentido, la llegada de Guido Sandleris a la presidencia de la entidad reguladora responde a una «alineación» de criterios. El Fondo Monetario nunca estuvo de acuerdo con el uso de reservas para contener las subas del dólar, criterio utilizado por Caputo. 

En la tarde de este martes, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, opinó vía Twitter: «He tenido una muy buena reunión con el presidente Macri. Estamos cerca de la meta final en términos de llegar a una acuerdo revisado de nivel de personal técnico entre Argentina y el FMI, que estará sujeto a la aprobación de nuestro Directorio Ejecutivo».

Por su parte, Macri en diálogo con periodistas, sostuvo que Lagarde está «contenta» con su designación (por Sandleris)  en el Banco Central.