La oposición cuestionó el nivel de deuda y el “ajuste” del Presupuesto 2019

Córdoba (13/11/18). Desde las diferentes bancadas que integran el arco opositor disparon sus críticas contra la pauta presupuestaria de ingresos y erogaciones del Gobierno de UPC para el próximo año. Más allá de que no le gustó para nada “los caramelos Sugus de Giordano“, los opositores apuntaron contra el nivel de deuda y el “ajuste” que encierra el Presupuesto 2019. 

Tras escuchar la exposición del ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano, quien utilizó caramelos Sugus para explicar didácticamente los ingresos y egresos del proyecto de Presupuesto 2019, vino la lluvia de críticas de los opositores más críticos del interbloque Cambiemos y del Frente de Izquierda. También se pronunciaron desde la bancada kirchnerista.

“Es un Presupuesto 220 mil millones de pesos y la primera impresión es que a la Provincia no le sobra un peso para obra pública. Córdoba se va a seguir endeudando para concretar obras”, afirmó el legislador Javier Bee Sellares (UCR-Cambiemos) a Agenda 4P. 

El parlamentario del riñón mestrista señaló que “llama la atención el nivel de endeudamiento entre la Agencia Córdoba Inversiones y EPEC. Entre los dos totalizan 40 mil millones de pesos”. En ese sentido, enfatizó: “El Presupuesto nos preocupa”. 

En tanto, el juecista Juan Pablo Quinteros (FC-Cambiemos) sostuvo que “de la poca exposición que hizo el ministro, más allá del dato de color de los caramelos, vamos a tener que leerlo al proyecto de forma completa para ver que dibujo han hecho”. (Ver notaEl Presupuesto 2019 de Schiaretti con el foco puesto en el gasto social a raíz de la crisis).

El integrante del Frente Cívico apuntó de lleno contra “un ajuste muy importante” en materia impositiva: “Ellos anuncian una baja de Ingresos Brutos, pero un aumento muy importante en el impuesto Automotor, y en el Inmobiliario Urbano y Rural, que es el que le impacta al ciento por ciento de los cordobeses”, resaltó.

En cuanto al superávit fiscal de 22 mil millones que dice Giordano tiene este Presupuesto para el año que viene, Quinteros -en declaraciones a este medio digital- manifestó que esperan ver que parte de esos fondos vayan destinados al paliativo de Tarifa Social.

“Esperamos que gran parte de ese superávit fiscal sea aplicado no solamente para seguir inyectando cemento con carácter electoral, sino para afrontar una erogación en el área social que significa la Tarifa Social, básicamente para los clientes de EPEC, que por la pésima administración de la empresa ven cuadriplicada su factura, a nivel incobrable”, concluyó.

Desde el bloque de Córdoba Podemos, Martín Fresneda, acentuó que le preocupa “el diseño de Presupuesto en función de variables que no son reales”. Así se refirió a la inflación muy cercana al 50 por ciento con la que cerrará este año. “Implican un margen de error grande”, destacó. 

En cuanto a la deuda provincial, el parlamentario volvió a hacer foco en su situación frente al dólar. “Son variables respecto al tipo de cambio que si bien tampoco las puede manejar el Gobierno provincial, pero si tiene que manejar un margen de error más grande”, advirtió.

Por otro lado, vio con buenos ojos el aumento de recursos en el Presupuesto Social: “Hay una decisión acertada de duplicar el Presupuesto para Acción Social, reconociendo que la crisis está pegando duro”, indicó.

En este plano, el parlamentario kirchnerista -a título personal- subrayó que el ministro “ha planteado un Presupuesto para la crisis, aumentando las partidas del Presupuesto para acción social, pero el aumento de los impuestos no me ha quedado claro a mí que sea directamente ajustado al promedio de aumento salarial del sector público-privado. Ni hablar para los sectores vulnerables que han perdido el trabajo y aquellos que no dan más por la suba de tarifas”.

Por último, si bien reconoció que no hay una voluntad de antemano de oponerse a dotar de un Presupuesto al Gobierno, Fresneda planteó que en su bloque se analizará en profundidad su vinculación con las políticas de “ajuste” encaradas por la administración central. 

“Si nosotros vemos que en este Presupuesto viene un acompañamiento al ajuste que esta planteando el Gobierno de Mauricio Macri ante la exigencia del Fondo Monetario Internacional, obviamente que se va a complicar su apoyo”, remarcó. 

Por su parte, el Frente de Izquierda disparó munición gruesa contra la iniciativa impulsada por el Ejecutivo schiarettista y presentada por el titular de la cartera económica en la mañana de este martes. Al calificar de “Presupuesto ajustador”, el FIT convocó a una protesta para el miércoles 21 de noviembre, fecha de tratamiento en primera lectura.

El legislador Ezequiel Peressini (IS-FIT) adelantó el rechazo a la sanción del Presupuesto 2019 que trae “más ajuste y recorte al ritmo del Presupuesto nacional elaborado por Macri y el FMI y que dócilmente votó el peronismo cordobés junto con Cambiemos”, cuestionó.

Al sostener que es “mentira” que duplicarán los fondos para servicios sociales, el dirigente de Izquierda aseguró que “lo único que crece son, los pagos a la escandalosa deuda pública provincial que se llevará un 80,7% más que este año y los perdones impositivos a los grandes empresarios por $3.941 millones, como los Call Centers, Industrias Automotrices”.

La legisladora Laura Vilches (PTS-FIT) enfatizó que “detrás del supuesto recurso pedagógico de los caramelos y los frascos (de Giordano), se esconde un Presupuesto de ajuste para los trabajadores y sectores populares”. 

“Simula con dulces, el mal truco de los recortes que trae este Presupuesto y el fracaso de los casi 20 años de Unión por Córdoba y su política”, opinó la opositora, quien argumentó que “es claro que el Gobierno provincial basa su Presupuesto en las metas acordadas en el Consenso fiscal con el Gobierno de Cambiemos, y el Presupuesto nacional que tendrá su sanción mañana, es a todas luces un Presupuesto de ajuste”.