Pese al malestar del peronismo, Cambiemos busca avanzar con el desafuero de CFK

País (17/11/18). Aunque no hay certeza de obtener el quorum, algo casi imposible sin un guiño del PJ Federal, el oficialismo en la Cámara alta del Congreso impulsará el debate el día que vence el plazo para tratar el tema. Cayó muy mal en el peronismo, la convocatoria de Cambiemos a una sesión especial para el martes.

El interbloque Cambiemos busca mostrar que no está dispuesto a dilatar el tratamiento del pedido judicial de desafuero en contra de la expresidenta a pesar del malestar que provocó en el peronismo del Senado el llamado a sesión especial para discutir el tema el próximo martes.

“Sabemos que es muy difícil conseguir quórum pero el plazo para tratar el desafuero vence el martes así que no podíamos dejar sin respuesta el requerimiento del juez Claudio Bonadio”, declaró a Télam una alta fuente del bloque oficialista.

En la bancada del Jusiticialismo que comanda Miguel Pichetto “cayó muy mal” la convocatoria a una sesión especial a menos de 24 horas de una votación tan trascendente como la del Presupuesto, en la que los votos peronistas fueron decisivos para aprobar la ley de ingresos y gastos.

“Además, se trata de una causa en la que a los que estaban con prisión preventiva se las dejaron sin efecto”, se quejó una fuente del bloque peronista, en alusión a la excarcelación del exsecretario Legal y Técnico del gobierno K, Carlos Zanini, libre a la espera del juicio oral.

Con las firmas del jefe del interbloque, Luis Naidenoff, de sus pares radicales Julio Martínez y Silvia Elías de Pérez, y de los senadores de PRO Federico Pinedo y Humberto Schiavoni, Cambiemos pidió la sesión especial para este martes, a las 16.

“Si hacíamos esta convocatoria antes de la discusión del Presupuesto hubiera sido peor”, se sinceró un vocero de Cambiemos.

La coalición oficialista en el Senado no ignora que será “complicado” conseguir el quórum para sesionar (se necesitan 37 senadores sólo para abrir el debate), pero pretende aún así “dar una señal hacia afuera”, en el inicio de un año electoral, de que “nadie en la Cámara apaña” a la exmandataria.

“La esperanza es lo último que se pierde”, declaró el senador del PRO Esteban Bullrich ante las dificultades para reunir el quórum y al confirmar que se trataría el pedido judicial, consignó la agencia de noticias.

Por su aprte, el jefe de la bancada peronista, Miguel Pichetto, expresó en reiteradas oportunidades que no apoyará el desafuero de la exmandataria hasta tanto “no exista una sentencia firme”.

Pese a la grieta que se abrió en el interbloque peronista con motivo de la aprobación del Presupuesto 2019, medio bloque votó a favor y el resto en contra, el pedido de desafuero de CFK muestra a los senadores justicialista alineados detrás de lo ya manifestado por Pichetto.