En Navidad, la Iglesia reafirmó su preocupación por el aumento de la pobreza

País (25/12/18). La Conferencia Episcopal Argentina (CEA) emitió un comunicado en el que invitó a «soñar con otro destino para los argentinos». 

 En su mensaje de Navidad, la Iglesia pidió «no perder la esperanza» pese al difícil contexto social.

En su comunicado, la CEA «invitó a escuchar este llamado de Navidad y a soñar con otro destino para los argentinos».

En este sentido, su presidente, el obispo de San Isidro Oscar Vicente Ojea, pidió «reconstruir todos los vínculos sociales«, especialmente en la Patria, que, señaló, constituye «el desafío para poder transformar la realidad, con vocación de servicio».

En línea con este reclamo, el cardenal de Buenos Aires, Mario Aurelio Poli, pidió «no olvidarnos de los pobres y los enfermos que tenemos cerca«. La pobreza en la Argentina alcanza a 13,6 millones de argentinos y en el último año se sumaron a esta línea 2,2 millones de personas.

En tanto, el arzobispo de Corrientes, Andrés Stanovnik, afirmó en su homilía ir hacia «los que más sufren», los que entiende muchas veces la «sociedad desprecia y descarta».

Y agregó: «Mientras haya inequidad se impone la anomia denominada como ‘la ley del más fuerte’ y se pisotea a los débiles».

También expresó su preocupación por el incremento de la pobreza, monseñor Sergio Fenoy (Santa Fe). «Como a muchos, esta Navidad nos preocupa que se vea marcada por el aumento de la pobreza, el desaliento, la violencia en la calle y en las familias«. Y remarcó: «La esperanza es uno de los signos más hermosos de la Navidad«, consignó TN.com.ar

Por su parte, el obispo castrense, Santiago Olivera, no solo se refirió a las cuestiones económicas de la Argentina, sino también aludió al intento por aprobar el proyecto de aborto legal.

«Vamos terminando un año en que hemos vividos situaciones muy difíciles, como el peligro y el mal del aborto que nos acecha en las sombras o el sufrimiento de tantos hermanos nuestros que padecen las consecuencias económicas de la pobreza, de la inseguridad, de la falta de justicia, de los sueños incumplidos», acentuó.

Cabe mencionar que el 20 de diciembre, Mauricio Macri recibió a la cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina. En el encuentro, el presidente admitió: «Todavía tenemos meses duros por delante«. Los obispos expusieron su preocupación por la pobreza y por el aumento de cifras como la de drogadicción y de desempleo. (Ver nota: “Todavía tenemos meses duros por delante”, le dijo Macri a la cúpula de la Iglesia).