“Hacía falta este homenaje que me ayudará a seguir viviendo”, afirmó la madre de Nisman

País (18/1/19). Así se pronunció Sara Garfunkel durante el acto de homenaje que se desarrolló esta mañana en el Bosque Ben Shemen, ubicado entre Tel Aviv y Jerusalén.

Asistieron al acto, además de la madre de Nisman, el presidente de la Knesset (Parlamento israelí), Yuli Edelstein; el titular de la AMIA, Agustín Zbar, y el de la DAIA, Jorge Knoblovits; y unos 500 argentinos y latinoamericanos que viven en Israel y llegaron en micros al lugar del homenaje.

Sara Garfunkel, la madre del fallecido fiscal Alberto Nisman -de cuya muerte se cumplen hoy cuatro años- destacó este viernes el homenaje que se realizó en Israel, del que participó como oradora, y dijo que le “hacía falta” un acto de ese tipo para ayudarla a “seguir viviendo”.

“Me hacía falta este homenaje que de algún modo me ayudará a seguir viviendo. Hoy me siento en casa y eso es gracias a esta gran familia que decidió acompañar la iniciativa del Keren Kayemet LeIsrael (KKL) para recordar a mi hijo”, sostuvo emocionada Garfunkel en un breve discurso que pronunció esta mañana en el acto de inauguración de un monumento y un bosque en memoria del fallecido fiscal.

Según informó la Agencia Judía de Noticias, la madre de Nisman agradeció “al Estado de Israel, al KKL, al Estado argentino, en la persona del señor embajador Mariano Caucino, y a todos los que de una y otra forma han hecho esto posible”.

El acto se desarrolló esta mañana en el Bosque Ben Shemen, ubicado entre Tel Aviv y Jerusalén, con la presencia del presidente de la Knesset (Parlamento israelí), Yuli Edelstein; la madre de Nisman; el titular de la AMIA, Agustín Zbar, y el de la DAIA, Jorge Knoblovits; y unos 500 argentinos y latinoamericanos que viven en Israel y llegaron en micros al lugar del homenaje.

Durante el acto, se inauguró un monumento y los presentes plantaron árboles en el parque de la Amistad Argentina e Israel -promovido por el Fondo Nacional Judío Keren Kayemet LeIsrael (KKL)- donde también hay un memorial levantado en honor a las víctimas de los atentados a la AMIA y la embajada de Israel en Buenos Aires, así como de los judíos desaparecidos y muertos durante la dictadura militar argentina.