Con discurso de «futuro», Schiaretti le apuntó al Gobierno nacional e insistió en la defensa de los intereses de Córdoba

Córdoba (2/2/19). Con su mensaje de este viernes que incluyó varias veces el concepto de «futuro», el mandatario cordobés dio inicio al 141º período de sesiones ordinarias de la Legislatura provincial.

De esta manera, presentó su informe de gestión, anunció la puesta en marcha de un programa habitacional y se refirió a la continuidad de la obra pública provincial que excede los diez meses que le restan de mandato. Así dio señales de continuidad, es decir que irá por su reelección el 12 de mayo, fecha en que se celebrarán los comicios provinciales.

En su discurso de 45 minutos ante la asamblea legislativa, el gobernador Juan Schiaretti habló de las «deudas de la democracia» en materia social y resaltó que la Argentina atraviesa una «tremenda crisis».

En ese sentido, destacó que no hay que «escatimar» recursos en estos momentos de crisis, al referirse a la salud pública. En materia de seguridad, afirmó que su Gobierno puso en marcha el Plan de Seguridad Ciudadana que se lleva adelante de manera sistemática para combatir el delito.

Al respecto, resaltó la fuerte inversión en personal y equipamiento para la fuerza policial. Por otra parte, Schiaretti hizo hincapié en la «contención social», asegurando que se duplicó el presupuesto en materia social.

En otro pasaje de su mensaje ante los legisladores oficialistas y opositores, que incluyó la presencia en calidad de invitados de diputados nacionales de Cambiemos y de Córdoba Federal, el mandatario se refirió a la «deuda social de la democracia» y así apunto contra el Gobierno nacional.

El titular del Ejecutivo provincial enfatizó que la administración central debe impulsar políticas de Estado que promuevan el crecimiento sostenido y el trabajo genuino. «Deben aplicarse políticas que integren y no que excluyan», acentuó.

En este plano, Schiaretti expresó la necesidad del «esfuerzo de todos» los argentinos. No obstante, remarcó que «ese esfuerzo debe ser pensado desde la gente y no desde el despacho de un funcionario».

«Debe ser pensado desde las posibilidades económicas y sociales que tiene nuestro pueblo para afrontarlo. Y no al revés», añadió.

Al pronunciarse a favor de «trabajar todos juntos», más allá de las diferencias, el líder del PJ cordobés llamó «a dejar definitivamente atrás la grieta» para dar paso a la construcción de «puentes» que «nos permitan unir el futuro de los argentinos».

En este contexto y ante las duras críticas opositoras, en tono de campaña de Mestre, Negri y sus socios políticos de Cambiemos, Schiaretti señaló que no entrará en el juego de las «discusiones estériles» que buscan «posicionamientos personales».

El mandatario también resaltó la «capacidad de diálogo» de su Gobierno y el aporte a la «institucionalizad» del país, aunque dejó en claro que la prioridad son los intereses de Córdoba.

«Los intereses de Córdoba, no se negocian con nadie; defendemos Córdoba y los cordobeses. Jamás resignamos, ni resignaremos nada. A Córdoba lo que es de Córdoba. Ninguna pertenencia política nacional nos hará mirar para el costado si se vulneran los derechos de nuestra provincia», puntualizó.