Ante el paro que afectará el inicio de clases, el Gobierno de Vidal ratificó que se le descontará a los docentes

Buenos Aires (4/3/19). Al rechazar la propuesta salarial, los gremios docentes anunciaron que el ciclo lectivo no empezará el 6 de marzo, tal como estaba pautado, debido a la huelga general.

Desde el Gobierno de María Eugenia Vidal se ratificó que “se les descontarán los días” a los maestros que se plieguen al paro de 72 horas anunciado por los gremios para el 6, 7 y 8 de marzo luego de que fracasaran las negociaciones paritarias.

El ministro de Cultura y Educación de la provincia, Gabriel Sánchez Zinny, confirmó la medida dispuesta por el Ejecutivo bonaerense y afirmó además que la propuesta que se les hizo a los gremios es una “una oferta superadora de la anterior”.

En declaraciones a radio Mitre, el funcionario bonaerense sostuvo que pese a la próxima medida de fuerza, están “todos trabajando para que las escuelas estén abiertas el 6 de marzo ya que 1.700.000 chicos comen en las escuelas y jardines” de la provincia.

“Nosotros le decimos a los gremios que sigamos discutiendo y dialogando sobre salario, aprendizaje, deserción escolar, pero no le quitemos oportunidades a los chicos de prepararse y de educarse al ir a la escuela“, destacó Sánchez Zinny, al tiempo que señaló que están buscando acercarse “a la postura de los gremios”.

Tras defender la oferta salarial, a través de la cual, según el gobierno, los docentes “no pierden poder adquisitivo”, el ministro manifestó que se seguirá dialogando, pero dejó en claro que “se les descontará el día a los que paren”. 

En su discurso de apertura de sesiones de la Legislatura bonaerense, la gobernadora Vidal pidió que “cada vez que nos sentamos a hablar sobre la educación, lo hagamos con la verdad sobre la mesa“.

“Los verdaderos protagonistas son los chicos, sus familias y los docentes. Lo más importante tiene que ver con ellos. Impulsamos una transformación histórica que cambie para siempre la educación pública en la Provincia”, resaltó.

En ese sentido, la mandataria remarcó que “no solo nos estamos ocupando de cambiar lo que estaba mal sino que empezamos a poner las bases para tener una educación pública de calidad”.