Tras la derrota en Córdoba, Carrió defendió a Negri y le apuntó duro al corazón del poder que habita Casa Rosada

País (14/5/19). «Que terrible que en las derrotas se borren todos, me dan asco», resaltó la líder de la Coalición Cívica y cofundadora de Cambiemos. Advirtió que rechaza la vieja política y si ese es el camino, ella se borra.

Tras la derrota de Mario Negri, espada parlamentaria del oficialismo en el Congreso de la Nación, en manos del peronista Juan Schiaretti, Elisa Carrió salió a bancar al radical y disparó munición gruesa contra el corazón del poder que habita Casa Rosada.

«Que terrible que en las derrotas se borren todos, me dan asco. La vida es lucha y, yo que soy una derrotada consuetudinaria, sé que gracias a esa derrotas se evitó ser Venezuela y pudimos ser una república», afirmó.

En un audio de tres que se difundió a través de las redes sociales, la líder de la Coalición Cívica le advirtió al Gobierno macrista que «no se sienta prescindente porque los dirigentes de Cambiemos de provincias también tiene que defender a un Gobierno que no puede obtener resultados económicos y de eso no tienen culpa los candidatos a gobernador».

En su alocución, la cofundadora de Cambiemos le enrostró al titular de la cartera política, Rogelio Frigerio el hacer su sociedad con los gobernadores peronistas, lo que incluye a Juan Schiaretti. También deslizó su crítica contra Patricia Bullrich. Sin nombrarlo, tampoco se salvó Marcos Peña.

En su duro cuestionamiento al entorno presidencial, Carrió diferenció el accionar de otros integrantes de la mesa chica de Cambiemos. En ese sentido, agradeció el apoyo explícito a Negri de María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta.

Por otro lado, Carrió reconoció el triunfo del gobernador Schiaretti y desautorizó los dichos del lilista cordobés Gregorio Hernández Maqueda. «No son la expresión de la Coalición Cívica de Córdoba y menos aún son mis expresiones», enfatizó.

El titular de la CC de Córdoba había manifestado por las redes «que un ladrón sea votado por el 54% de la gente no le quita lo ladrón. Pasó en 2011 con CFK y en 2019 con Schiaretti».

«Quiero formar parte y forme parte de la nueva política, de la vieja política es aquello, yo me borro, y me voy», aseveró la diputada nacional, aunque dejó dudas de las implicancias políticas de esas afirmaciones.

¿Qué van a hacer si nos derrotan? ¿Se van a borrar? Yo no estoy para borrarme. Si esa es la política, si estoy dispuesta a restar porque no me gusta esa política. No es humanista», lanzó Carrió.