Gobernadores demandaron dar marcha atrás con las medidas que adoptó Macri

País (21/8/19). Mandatarios peronistas y de fuerzas políticas provinciales advirtieron que las medidas vinculadas al congelamiento de los combustibles, el IVA y Ganancias  impactan sobre las arcas provinciales.
Habrá una presentación ante la Justicia.

El paquete de medidas anunciado por el presidente Mauricio Macri la semana pasada, con el objetivo de paliar los efectos de la mega devalaución, puso en pie de guerra a los gobernadores del arco opositor.

Gobernadores peronistas y de partidos provinciales consensuaron hoy un documento donde solicitan al Gobierno nacional que retrotraiga las medidas económicas anunciadas la semana pasada vinculadas al congelamiento de los combustibles, el IVA y Ganancias, «en resguardo de las finanzas provinciales», indicaron a la salida del encuentro.

Los mandatarios de 19 provincias se reunieron este miércoles en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) donde coincidieron en que las decisiones económicas anunciadas «no fueron consensuadas con los gobiernos provinciales» y amenazaron con «ir a la Justicia» en tanto sigan en pie.

El gobernador de Salta y precandidato a vicepresidente de Consenso Federal, Juan Manuel Urtubey, expresó que «hemos acordado un documento común donde solicitamos al Gobierno nacional que se retrotraigan las medidas anunciadas» y «ratificamos la importancia de que no disponga de las recursos que son de las provincias».

«Seguimos dispuestos al diálogo y queremos que los recursos de cada una de las provincias sea respetado por el gobierno nacional», dijo el peronista salteño y advirtió que «si no tenemos respuesta de parte de las autoridades iremos a la Justicia».

«Si bien estamos supeditados a lo que plantea el Gobierno, tenemos un plan de acción que tiene que ver con garantizar los derechos de las provincias porque tenemos la obligación institucional de preservar esos recursos», aseguró Urtubey.

El documento consensuado establece que los mandatarios provinciales «no» están «en contra de las medidas» pero que fueron resueltas «en forma inconsulta, unilateral y sin tener en cuenta de dónde saldrán los recursos para afrontarlas».

Participaron del encuentro los gobernadores Juan Manzur (Tucumán), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Miguel Lifschitz (Santa Fe), Carlos Verna (La Pampa), Alberto Weretilneck (Río Negro), Sergio Uñac (San Juan), Hugo Passalacqua (Misiones), y Juan Manuel Urtubey (Salta).

También asistieron los mandatarios: Gildo Insfrán (Formosa), (La Rioja), Sergio Casas (La Rioja), Lucía Corpacci (Catamarca), Mariano Arcioni (Chubut), Omar Gutiérrez (Neuquén), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González.

El gran ausente fue el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, aunque estuvo sentado en la mesa junto a los mandatarios el ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano.

En tanto, Passalacqua aseguró que los mandatarios no se juntan para “patalear” sino para “buscar soluciones”, y añadió que si no defienden los recursos provinciales incurrirían en “incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos”.

Por su parte, el gobernador de Río Negro dijo que “las regalías bajarían $1.000 millones de acá a fin de año” y adelantó que por tal motivo “seguramente” vayan a pedir “una compensación”.

En este contexto, Weretilneck ratificó que Neuquén y Río Negro van a pedir a la justicia declarar “inconstitucional esta decisión” sobre el combustible.

También se pronunció el socialista Lifschitz, quien opinó que “las medidas son electoralistas», ya que se tomaron con el propósito de mejorar el rendimiento del oficialismo» de cara a octubre, «sin medir las complicaciones que generan a las provincias”, cuestionó.

El santafecino confirmó que harán una presentación ante la Justicia. “Vamos a exigir judicialmente, en una acción conjunta que se llevará adelante el próximo lunes, solicitarle a la Corte Suprema de Nación una medida de amparo para proteger los recursos de los gobiernos provinciales que son indispensables para garantizar los servicios fundamentales a cargo de las distintas provincias”, indicó.

Su par de La Rioja, el peronista Sergio Casas, advirtió que «los gobernadores no estamos en contra de ninguna medida tomada por Nación, que beneficie al pueblo», aunque hizo hincapié en la «responsabilidad» que tienen a la hora de «defender a nuestros representados».

En esta línea, el riojano le exigió al Estado nacional «un instrumento de compensación financiera», ante las medidas que dispuso Macri y afectan las arcas provinciales.