Pihen pronostica una negociación salarial «complicada», pero advierte que el contexto es de «emergencia»

Córdoba (23/8/19). El acuerdo salarial de los empleados públicos finaliza el 31 de agosto. El SEP y la Provincia deberán sentarse en la mesa de negociación en el marco de una crisis económica que se agravó producto de una nueva corrida financiera y una mega devaluación.

El panorama no es para nada alentador ante la pérdida del poder adquisitivo del salario de los trabajadores y arcas provinciales afectadas por la caída de la recaudación.

A esto se suma las medidas económicas anunciadas recientemente por el presidente Macri que la mayoría de los gobernadores salieron a rechazar por el impacto que generan en las finanzas provinciales. Es casi un hecho que presentarán un recurso ante a la Corte Suprema a principios de la semana próxima. Por caso, los distritos petroleros ya avanzaron en ese sentido.

Esta claro que Córdoba no es una isla y se ve afectada como el resto de las provincias ante una crisis que acentuó su impacto tras el resultado de las PASO que generó la reacción de los mercados con la escalda del dólar y la devaluación del peso.

Ante la consulta de Agenda 4P por si ya hubo contactos con el Gobierno provincial por la negociación paritaria, el secretario general del SEP, José Pihen, expresó su negativa. Aunque indicó que las partes coinciden en que cuando el panorama este un poco más claro «va a haber la convocatoria que esta prevista».

«El 31 de agosto finaliza el acuerdo salarial vigente y para los sueldos de septiembre tenemos que tener definido cuál va a ser el panorama«, destacó el líder sindical.

Pihen reconoció que se avizora una «negociación complicada» pero resaltó que se dará en el marco de una «situación de emergencia«. «Esta claro que la Provincia está afectada y ni hablar de los salarios de los trabajadores», puntualizó.

Quien encabeza la conducción del Sindicato de Empleados Públicos se refirió al concepto de «emergencia» y en el cual, según consideró el gremialista, «nos vamos a mover cuando venga la primera convocatoria del Gobierno provincial».

«Vamos a ver qué es lo que pone sobre la mesa y, en función de eso, cómo podemos encontrar un mecanismo que en el marco de la emergencia preserve lo más posible el valor adquisitivo de los salarios de los trabajadores», aseveró.

En este contexto, y sin la posibilidad de recurrir a la cláusula gatillo, Pihen le dijo a este medio digital que seguramente la negociación salarial será complicada.

«Y por eso hablo permanentemente del concepto de emergencia. No va a ser un negociación habitual, no va a ser un acuerdo como el que venimos tejiendo desde hace bastante tiempo», enfatizó el dirigente sindical, al tiempo que subrayó: «Si hay acuerdo, será un acuerdo de emergencia«.

Por otro lado, el titular de la CGT Regional Córdoba se pronunció en la misma línea que lo hizo la conducción de la central obrera a nivel nacional, al descartar un paro general contra el Gobierno macrista que quedó sensiblemente golpeado por la derrota en las PASO.

Pihen priorizó el no agitar el clima de inestabilidad pese a que el reclamo de los trabajadores es legítimo. «Todos tenemos una cuota de responsabilidad importante de cuidar la institucionalidad y la democracia«, remarcó.

«No vaya a ser que a partir de las acciones de los trabajadores que son legitimas, le abramos la puerta por ejemplo a una finalizacion anticipada del Gobierno de Mauricio Macri«, advirtió el titular del SEP y de la CGT Córdoba, en referencia a la posibilidad de activar un problema mayor.