Nueve detenidos y seis heridos, fue el saldo de una violenta manifestación en EPEC

Córdoba (6/9/19). El gremio acusó a las fuerzas de seguridad por la reacción violenta en donde se cruzaron balas de goma con pedradas y bombas de estruendo. El escenario de los incidentes fue las inmediaciones del edificio central de la EPEC. Tras las detenciones, Luz y Fuerza anunció paro hasta que liberen a los arrestados.

Un grupo de trabajadores de Luz y Fuerza protagonizaron hoy una protesta que terminó en forma violenta al cruzarse con las fuerzas de seguridad en la esquina de Tablada y Sucre.

La violenta manifestación arrojó el saldo de nueve detenidos y seis heridos, entre ellos, policías, manifestantes (incluido el propio secretario general del gremio, Gabriel Suárez) y el camarógrafo de Canal 8, Lucas Juárez.

Además, se registraron daños en dos contenedores y en quince vehículos que se encontraban estacionados en la vía pública.

La columna de manifestantes volvía a la sede central de la EPEC para entregar un petitorio a los miembros del Directorio, luego del paso de la marcha por las calles del centro de la Capital cordobesa.

Los trabajadores lucifuercistas se encontraron con un fuerte vallado de la Guardia de Infantería que les impidió el ingreso a la empresa. El gremio expresó que el enfrentamiento se produjo por el accionar de la Policía que los recibió con balas de goma.

Según la fuerza de seguridad, los manifestantes quisieron ingresar a la zona donde se encuentra el edificio de la EPEC con una camioneta cargada con cubiertas, piedras y pirotecnia. Al no poder pasar el vallado, empezaron a arrojar piedras contra el personal policial.

Desde la Secretaría de Seguridad del Gobierno se indicó que la Policía de la Provincia procedió a la aprehensión de nueve personas, al secuestro de pirotecnia y de otros elementos contundentes.

Los lesionados fueron seis personas, según advirtió el área del Gobierno. Entre ellas, se encuentran el camarógrafo de Canal 8; el jefe del Cuerpo de Guardia de Infantería -ambos con traumatismos de cráneo- y cuatro efectivos policiales, con lesiones de distinta consideración. Todos fueron asistidos y trasladados al Hospital de Urgencias.

La información oficial nada dijo de la lesiones que sufrió el secretario general de Luz y Fuerza, Gabriel Suárez.

Lo evidente fue el intercambio de disparos con balas de goma y las pedradas lo que derivó en una violenta manifestación en inmediaciones del edificio de la EPEC con el saldo de nueve detenidos y seis heridos, así lo confirmó el director general de Seguridad Capital, Gonzalo Cumplido.

Los detenidos por parte de la fuerza policial -entre ellos, Héctor Tosco, hijo del sindicalista Agustín Tosco- fueron puestos a disposición del Fiscal de Instrucción, Guillermo González, que dispondrá de su situación.

Al respecto, Luz y Fuerza anunció un paro por tiempo indeterminado (sin afectar guardias mínimas) hasta que liberen a los trabajadores que se encuentran bajo arresto.

«Lo que yo llevaba como elemento contundente era una nota (por el petitorio)», afirmó Gabriel Suárez, quien denunció «persecución sistemática», pero aseguró que «no van a amordazar a los trabajadores».

«Vamos a seguir en la misma. Para que tengan claro que esto va a seguir siendo así», resaltó el dirigente sindical al sostener el marco de protesta de los trabajadores de EPEC.

Cerca del mediodía de este viernes, Luz y Fuerza convocó a un abandono de tareas de todos los sectores de trabajo y protestó a través de una marcha en reclamo a varias demandas sindicales.

El gremio exigió la actualización salarial y renovó su rechazo a la aprobación del nuevo marco eléctrico que según denuncia encierra la privatización de EPEC.