Por unanimidad, el Senado convirtió en ley la emergencia alimentaria

Sesión especial del Senado de la Nación por emergencia alimentaria. Foto: Celeste Salguero / Comunicación Senado.

País (18/9/19). Con 61 votos a favor, el proyecto impulsado por el arco opositor fue convertido en ley a menos de una semana de que fuera aprobado por Diputados. Los senadores Cristina Kirchner y Miguel Angel Pichetto no participaron de la sesión especial.

Mientras afuera del Congreso las organizaciones sociales se manifestaban bajo la consigna «El hambre no espera», el Senado sancionó hoy por unanimidad la ley que prorroga hasta 2022 la emergencia alimentaria después de un debate en el que no faltaron críticas al oficialismo, que casi no tuvo expositores.

Con 61 votos a favor de senadores oficialistas y opositores, el proyecto fue convertido en ley a menos de una semana de que fuera aprobado por la Cámara baja con 222 voluntades y una sola abstención.

La sesión especial, presidida por la titular de la Cámara alta, Gabriela Michetti, comenzó a las 14.30 y el tratamiento de la iniciativa impulsada por la oposición en Diputados demandó tres horas y media.

El senador Marcelo Fuentes (Neuquén), presidente de la bancada FPV, destacó al momento del cierre del debate, que «estamos ante un hecho político significativo que es la carnalidad en la visibilidad del hambre» gracias a la «motivación de las movilizaciones sociales».

Sostuvo que «el hambre en la Argentina es una construcción política y esa construcción tiene culpables y responsables». «En este país hay hambre y en función de intereses políticos se quiere ocultar», agregó.

Por el Bloque Justicialista, el senador Carlos Alberto Caserio (Córdoba) manifestó que «hoy reconocemos en esta Cámara que esta ley que estamos tratando nos interpela a todos los que tenemos responsabilidades institucionales, porque los que tienen hambre siguen estando ahí por más que nosotros hagamos una competencia para ver quien tiene la culpa».

Aseguró que «la situación en la que se encuentra la Argentina es una verdadera tragedia y no hay soluciones mágicas sino que estamos ante políticas económicas equivocadas», y consideró «positivo que votemos esta ley porque a fin de año esta situación no va a ser distinta sino que va avanzando».

Por su parte, el jefe de la bancada de Cambiemos, Luis Naidenoff (Formosa) sostuvo que «si hay un debate que queremos dar es el de la pobreza».  Consideró que «la pobreza es algo que excede a una mirada mezquina o al contexto del 27 de octubre, sino que convivimos con la emergencia social y alimentaria desde hace 18 años ininterrumpidos en la Argentina».

El senador opinó que «la pobreza estructural va de la mano de la inflación y nosotros asumimos con un déficit fiscal enorme y logramos consensos fiscales y bajar el déficit».

«El rostro de la pobreza nos interpela a todos: intendentes, gobernadores, legisladores, a los cultos en la Argentina, empresarios y gremios», concluyó el radical.

Todos los senadores acompañaron la iniciativa que establece un «incremento de emergencia» de como mínimo, el 50% de los créditos presupuestarios vigentes este año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición.

Además, faculta al jefe de Gabinete a actualizar trimestralmente las partidas, tomando como «referencias mínimas» el aumento de la variación porcentual del rubro «alimentos y bebidas no alcohólicas» del IPC y la variación de la canasta básica alimentaria según el INDEC.

Y se habilita al Poder Ejecutivo Nacional a «disponer las ampliaciones y las reestructuraciones presupuestarias, y las decisiones administrativas conducentes a un abordaje efectivo de la emergencia alimentaria y nutricional».