Rechazo a la reforma laboral y renegociar la deuda, dos claves de la visita de Alberto F. a Córdoba

Córdoba/País (26/9/19). El presidenciable tuvo definiciones de fuerte contenido político en los dos escenarios (cónclave sindical y encuentro empresarial) en donde fue el protagonista central, en lo que significó un nuevo desembarco a territorio cordobés acompañados por dirigentes delasotistas y del kirchnerismo.

El candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández, volvió a Córdoba en el marco de la campaña electoral de cara a los comicios del 27 de octubre.

El presidenciable opositor participó en la mañana de este jueves junto al secretario general de la CGT, Héctor Daer, del Congreso Nacional de la Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina en la ciudad de La Falda.

En tribuna sindicalista, Fernández rechazo de plano el impulso a la reforma laboral. De hecho, la calificó como una iniciativa que implica «pérdida de derechos».

«Algunos dicen que la panacea argentina es que todos sigan perdiendo derechos. De eso se trata la reforma laboral: una nueva pérdida de derechos», aseveró el compañero de fórmula de CFK.

Sostuvo además que el proyecto que encarna junto a la dirigencia del Frente de Todos se basa en el desafío «de ampliar derechos allí donde haya una necesidad».

«Esa es la Argentina que vamos a construir entre todos», resaltó Fernández quien estuvo flanqueado por Daer en el encuentro de dirigentes sindicales de la Sanidad. 

«Todo se ha desordenado en la Argentina», lanzó Alberto F. al defender su llamado a un pacto económico social

Renegociar la deuda sin quitas

En el almuerzo de la Fundación Mediterránea, Fernández dijo que renegociará la deuda de una manera «seria y sensata».

El presidenciable señaló este jueves que de llegar al poder buscará encarar una «negociación seria y sensata» con los acreedores, estirando los plazos de pago pero sin aplicar quitas.

El cabeza de lista del Frente de Todos admitió que la deuda es un condicionante para la economía argentina, aunque se mostró optimista en poder negociar con los acreedores en caso de ser elegido presidente.

«Yo siento que esa deuda vamos a poder afrontarla en una negociación seria y sensata con los acreedores y vamos a ganar tiempo para crecer», afirmó en su disertación ante empresarios.

Al respecto, destacó que «no va a ser tan difícil de hacer lo que hizo Uruguay»: «He hablado con varios fondos de inversión. Es ganar tiempo y no hacer quitas», aclaró.