Los cinco ejes rectores del plan contra el hambre del Gobierno de Alberto F.

País/Córdoba (8/11/19). Ante la crisis económica agravada tras las PASO, el futuro Gobierno del referente del Frente de Todos reafirma que este plan será una política central que se pondrá en marcha apenas desembarque Fernández en la Casa Rosada.

El plan Argentina contra el hambre «es la batalla más sensata que podemos hacer, que todos los argentinos dejen de padecer hambre», había destacado Alberto Fernández cuando transitaba la etapa final de la campaña electoral.

Con su triunfo en las urnas en las elecciones del 27 de octubre, desde el entorno del presidente electo Alberto Fernández sostienen que para la puesta en marcha de este plan alimentario se convocará a líderes empresarios, referentes de la opinión pública y dirigentes sindicales, también a organizaciones piqueteras y religiosas, entre otros sectores.

Quien podría ser el futuro ministro de Desarrollo Social del Gobierno de Fernández estuvo ayer en Córdoba para presentar el plan contra el hambre en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

Acompañado por el senador Carlos Caserio, el intendente Martín Gill y legisladores e intendentes cordobeses que respaldan políticamente al referente del Frente de Todos, Daniel Arroyo centró su propuesta en el necesidad urgente del acceso a la canasta básica de alimentos de las familias argentinas con el foco puesto en la infancia.

Para la ejecución del plan Argentina contra el hambre se creará un Consejo que dependa de la Presidencia de la Nación, que elabore informes periódicos; y la implementación de un Observatorio Nacional Argentina contra el Hambre.

El plan contra el hambre tiene cinco ejes rectores:

Acceso a la canasta básica de alimentos (13 rubros, 200 productos). El costo de los alimentos y el sobreendeudamiento de las familias es la base del problema.

Política nutricional: No es sólo un problema de hambre sino que los chicos coman bien y de forma saludable. Va a haber acompañamiento del Estado nacional y de los municipios.

Promoción y fortalecimiento de la producción de alimentos y de la economía popular. Se impulsarán créditos a tasa subsidiadas para productores de la economía popular.

Es un plan federal de abajo para arriba. El Gobierno nacional creará la «Tarjeta de Alimentos».

Involucrar a todas las organizaciones sociales, escuelas y hospitales. Es un plan con participación. Seguimiento de peso y talla de los chicos en todos esos espacios.