En su indagatoria, CFK afirmó: «A mí me absolvió la historia y a ellos los va a condenar»

País (2/12/19). En su exposición ante el Tribunal Oral Federal 2 de tres horas y media, la expresidenta cargó contra Mauricio Macri y los magistrados que la juzgan.

La exmandataria y actual vicepresidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner, cuestionó duro a los jueces del Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) que la juzga por supuesto direccionamiento de la obra pública y resaltó que los magistrados ya tienen su «condena escrita» en este caso.

Al cerrar su declaración indagatoria de tres horas y media en los tribunales federales de Comodoro Py, la referente del Frente de Todos advirtió: «A mí me absolvió la historia y a ellos los va a condenar».

La expresidenta se quejó de los «jueces a la carta del gobierno», al resaltar su relación con el mandatario Mauricio Macri.

«Todo esto, el plan, fue ideado para una feroz, inédita persecución contra quien fuera presidenta de la República durante dos períodos consecutivos por el voto popular», advirtió.

Fue en un pasaje de su declaración indagatoria que la vicepresidenta electa enfatizó: «La historia me absolvió y me absolverá, y a ustedes los va a condenar la historia».

Al rechazar a las acusaciones en su contra en la «Causa Vialidad», Fernández de Kirchner negó que durante su mandato se haya cometido delitos en el manejo de la obra pública, pues recordó que una auditoria realizada por este Gobierno concluyó que no hubo desavenencias en la ejecución de las mismas.

En este plano, cargó duro contra los procesamientos dictados por la Justicia. La exmandataria utilizó frases en tono irónico para defenderse: «Soy jefa de cuatro asociaciones ilícitas. No sé como tuve tiempo para gobernar porque me las pasaba armando asociaciones ilícitas».

«Ya no soy la jefa de una banda de un empresario de la construcción. Ahora soy jefa de la banda de todos los empresarios de la construcción», remató.

En su declaración, CFK volvió a hablar de «lawfare», al reafirmar su denuncia por la persecución judicial y mediática de la que es objeto por haber sido presidenta.

«El Gobierno que se va tenía una mesa judicial que decidía quién iba preso o quién no, o empresarios», subrayó la próxima titular del Senado y agregó que la administración macrista «utilizó la Oficina Anticorrupción y la UIF para impulsar las causas judiciales».