La Bolsa de Comercio advirtió que reestablecer «la confianza» implica adoptar «políticas sensatas»

Córdoba/País (13/12/19). La entidad empresaria cordobesa sostuvo que apoyarán si es que el Gobierno actual sigue por esta senda. De no ser así marcarán las correcciones «para que el país no sufra lo que ha sufrido en el pasado».

Las autoridades de la Bolsa de Comercio de Córdoba mantuvieron hoy un encuentro con periodistas, en donde se analizó el escenario económico y político con la llegada del presidente Alberto Fernández a la Casa Rosada.

El titular de la entidad Manuel Tagle apuntó más a las observaciones de tipo políticas-económicas a partir de los primeros lineamientos (más conceptuales que específicos) de la gestión albertista en el marco de las declaraciones del ministro Martín Guzmán en su primera conferencia de prensa.

Por su parte, Lucas Navarro, director del Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa, realizó el análisis económico más en detalle a la luz de la evolución de las principales variables.

La Bolsa de Comercio expresó que le preocupa la situación del país que debe enfrentar la nueva administración central, aunque también advirtió que por ahora hay «un porcentaje importante de indefinición en el Gobierno«.

Con las declaraciones que efectuó el ministro de Hacienda, Martín Guzmán, el día miércoles ante la prensa, el Gobierno «se definió bastante conceptualmente, pero faltan los lineamientos más finos«, se destacó desde la entidad cordobesa.

Esos lineamientos finos implican saber cómo van a hacer para lograr los objetivos conceptuales que planteó el Gobierno en la campaña.

Ante la situación difícil que atraviesa el país, Tagle consideró que hay «una toma de conciencia» (de realismo) del Gobierno de Fernández de que el país no tiene margen para realizar las cosas que le gustaría hacer. «Desde el punto de vista del rigor de la ciencia económica no son realizables», acentuó.

En términos concretos, la duda que persiste es cómo se podrán lograr los objetivos que planteó el Gobierno albertista, como la reactivación económica, el aumento del poder adquisitivo a la sociedad y la mejora de la situación de los jubilados, ante los recursos muy limitados del país.

«Ellos (por el Gobierno K) los dejaron limitados en el 2015 y Macri hizo algunas reformas que mejoraron algunas cuestiones estructurales, pero desde el punto de vista económico los resultados no aparecieron», manifestó el empresario.

Tagle resaltó que con las declaraciones de Guzmán sigue la «incertidumbre» de cómo van a hacer para lograr los «objetivos conceptuales» que planteó el Gobierno en campaña.

No obstante valoró como muy positivo los dichos del titular del Palacio de Hacienda acerca de que «la emisión es desestabilizante”, esto generó una especie de tranquilidad en los mercados.

«Es que la emisión de moneda es un factor desestabilizante de la macro economía. Por lo tanto, no hay margen para recurrir a la emisión de moneda», aseguró.

En diálogo con los periodistas, Tagle reafirmó los principios de la economía que viene sosteniendo la entidad empresaria. En ese sentido, se pronunció a favor de tener cuidado con los desequilibrios fiscales monetarios y tener un gasto publico que sea controlable y reducido para que no asfixie la actividad económica del sector privado.

«Es fundamental la estabilidad monetaria para iniciar un proceso de crecimiento sostenible y consistente en el país», enfatizó el presidente de la Bolsa de Comercio, quien calificó como «paliativos» a los acuerdos de precios.

Aseguró que las «correcciones estructurales de la economía» hay que ponerlas sobre la mesa y realizarlas para que el país en el futuro «tenga capacidad de recuperación consistente y sustentable».

En este plano, sostuvo que el Gobierno debe avanzar en las reformas laboral, tributaria y jubilatoria que serán «la plataforma fundamental para que el país pueda reiniciar el proceso de crecimiento».

Todo proceso de reestructuración económica para lograr consistencia fiscal y monetaria tiene un costo. Para la entidad, ese costo es el enfriamiento de la economía. «Es muy difícil conseguir que la economía se reactive y al mismo tiempo contener la inflación«, se advirtió.

Es por ello que la Bolsa de Comercio pidió «sintonía fina» que implica hacerlos con la «prudencia» y el «equilibrio» que los principios económicos indican en el mundo.

Ante el escenario económico y político que se configura con la llegada de la gestión Fernández, Tagle pidió adoptar «políticas sensatas y racionales». De ser así, expresó el apoyo de la entidad. En el caso de que ello no ocurra, manifestó que la Bolsa planteará lo que se deba corregir para que «el país no sufra lo que ha sufrido en el pasado».

Por su parte, Navarro sostuvo que para lograr una reestructuración «rápida y exitosa» se necesita voluntad y capacidad de pago a futuro. Esto será posible si el Gobierno mantiene firme la decisión de ordenar las cuentas públicas y haya estabilidad en la economía.

Para el jefe del Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa el mayor problema que se le presenta al ministro de Hacienda de la nación “no es el tamaño de la deuda, sino cómo refinanciarla”.

En cuanto a los desafíos que enfrenta el nuevo Gobierno, el economista trazó cuatro ejes centrales: 1) Controlar inflación, con disciplina monetaria y manteniendo el equilibrio fiscal, como condición para la recuperación de la actividad.

2) Reducir presión impositiva en Nación y provincias confirmando el consenso fiscal. 3) Avanzar con reformas en el ámbito previsional y laboral. 4) En función de lo anterior, se podrá lograr una reestructuración exitosa de la deuda.