Los oficialistas Heller y Martínez defendieron la ley que declara la «multi emergencia»

País (19/12/19). La defensa de los oficialistas a la megaley enviada por el Gobierno albertista incluyó la crítica a la herencia recibida de la gestión Macri. Por su parte, Juntos por el Cambio ratificó su rechazo a la iniciativa.

Al inicio de la maratónica sesión, los diputados del Frente de Todos Carlos Heller y Darío Martínez fueron los encargados de defender el megaproyecto de ley de emergencia pública e hicieron foco en la herencia que dejó la gestión del líder de Juntos por el Cambio.

Como miembro informante del proyecto, el diputado Heller detalló los objetivos de la iniciativa: declarar la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social.

En su exposición, el parlamentario oficialista también brindó números de la situación actual en que se encuentra el país, que calificó como “dramática”, y los comparó con las estadísticas del año 2015.

“El escenario que recibimos nos plantea urgencias”, resaltó el diputado, y repasó algunos indicadores de la anterior gestión, entre ellas que “el PBI per cápita cayó estos cuatro años entre un 9% y un 10%”.

En tanto, el diputado Martínez, titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, dijo que “la economía y el tejido social están en una situación más que alarmante”.

“La emergencia está en cada familia y en cada mesa de los argentinos, es la deuda interna que ha dejado el Estado con sus habitantes”, argumentó el integrante de la bancada del Frente de Todos.

En este marco, Martínez enfatizó: “Generemos una herramienta y démosle a Alberto Fernández esta ley para poner en marcha al país».

Oposición

En nombre del interbloque Juntos por el Cambio, Luciano Laspina (PRO), adelantó que no acompañarán el texto del Ejecutivo y que pedirán una “enorme cantidad de cambios” en la votación en particular.

“Es un abuso lo que pretende este proyecto de ley, para declarar la emergencia se tienen que agotar todas las instancias que prevé la Constitución”, argumentó.

“No nos parece bien cerrar el Congreso en el altar de las necesidades del nuevo gobierno”, cuestionó Laspina. “Por supuesto que hay una crisis social y económica, pero eso no amerita cerrar la Constitución y darle la suma del poder público al presidente”, manifestó el diputado del PRO.

El diputado Luis Pastori, de la UCR, también criticó el proyecto y dijo que era “pésimo”. “Es un pretexto para otorgarle facultades excepcionales al presidente. Lamentamos que este sea el primer proyecto de la nueva gestión”, evaluó.

Por su parte, el diputado Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica, cuestionó que “más que una ley de solidaridad social y reactivación productiva, esto es una nueva ley de plenos poderes para que el Ejecutivo haga lo que quiera”.

Y criticó que “el gobierno pretende hacer creer que estamos en el 2001 o en la hiperinflación de 1989, y eso no es cierto”.

Ferraro dijo además que “no estamos dispuestos a delegar facultades propias del Parlamento, no vamos acompañar mayor carga tributaria para la sociedad, ni quita a los jubilados, y no vamos a meterle la mano en el bolsillo a los pequeños y medianos productores”.

Desde el Frente de Izquierda, Nicolás Del Caño adelantó el rechazo al proyecto de Solidaridad Social y Reactivación Productiva y pidió “atacar a los grandes grupos económicos y no a los trabajadores”.

“El ministro de Economía dijo que los que generan inflación son los jubilados. De ninguna manera: son los grandes formadores de precios, los importadores, que venden en el mercado interno a precio de dólar”, puntualizó el dirigente del PTS en el FIT.

Pasadas las 15 y con quórum de 131 diputados, la Cámara de Diputados de la Nación comenzó la sesión especial que debate el proyecto de ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el marco de la Emergencia Pública, enviado por el Ejecutivo Nacional.

Se calcula que bien entrada la madrugada de este viernes, el oficialismo estará en condiciones de aprobar la megaley y girararla al Senado para su aprobación definitiva en el plenario convocado para la tarde de este viernes.