«Chaco se pone de pie contra el hambre», dijo Capitanich junto a Arroyo

Chaco/País (7/1/20). El mandatario provincial rubricó el convenio con el titular de la cartera social de Nación para implementar la tarjeta alimentaria en esa provincia.

El gobernador Jorge Capitanich y el ministro de Desarrollo Social de la Nación Daniel Arroyo lanzaron, este lunes en el Chaco, el plan «Argentina contra el Hambre» y firmaron el convenio para la implementación de la Tarjeta Alimentaria.

La iniciativa busca garantizar el acceso a la canasta básica de alimentos y una buena nutrición e impulsar un plan de empleo y desarrollo productivo local a través de la economía popular y la agricultura familiar.

“Es un día histórico, Argentina y el Chaco se ponen de pie contra el hambre con un programa de desarrollo local para la generación de empleo y el impulso de la economía social”, sostuvo Capitanich y aseguró que la lucha contra el hambre es una política del Estado, a nivel nacional y provincial.

El objetivo del plan es garantizar el derecho a la alimentación de todas las argentinas y todos los argentinos a través de cuatro ejes: mejorar la nutrición, bajar el precio de los alimentos, crear empleo, e implementar un sistema sustentable desde la producción hasta el consumo. Parte del Programa Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional, que implica la promoción y fortalecimiento del acceso a la Canasta Básica de Alimentos.

“Este es el inicio del cambio de paradigma, de un modelo económico, político, social y cultural que necesitamos para resolver el problema estructural de la pobreza, con más  y mejores empleos, mejores salarios e ingresos promedio”, explicó. 

Para ello se trabaja también en la  regularización de acceso a la tierra, a la vivienda digna, a la infraestructura básica urbana, además de garantizar  educación para todos, salud para todos y condiciones de empleabilidad como derechos sociales. “Todo ello requiere inversión y sistematicidad de la inversión, no admite retroceso: tiene que ser una política de Estado, que empieza hoy con este plan”, subrayó.

El Plan Chaco 2030 tiene como uno de sus compromisos la implementación de la Tarjeta Alimentaria a través de un Programa de Seguridad Alimentaria, que combine la accesibilidad de alimentos y la regulación de precios, a fin de satisfacer las demandas de personas y hogares.

El ministro Arroyo indicó que el plan busca atacar los tres principales problemas sociales profundizados durante los últimos cuatro años: el hambre y la desnutrición, el sobreendeudamiento de las familias y la falta de empleo.

“Tenemos muchos problemas sociales pero tenemos que arrancar por estos tres: erradicar el hambre, desendeudar a los argentinos y generar trabajo con un vínculo con los planes sociales, empecemos por lo básico, en Argentina todos tienen que comer bien, no puede haber hambre en un país que produce alimentos”, advirtió.

En ese sentido, hizo hincapié en la necesidad de estimular el consumo de leche que viene bajando mes a mes. “Es muy importante que con la tarjeta se oriente a la compra de lácteos, carnes, frutas y verduras, la familia define dónde y qué compra, el Estado orienta y acompaña”, sostuvo y agregó que se realizarán seguimientos de oferta y demanda y estudios con nutricionistas.

De esta manera el plan busca también reactivar el consumo y la producción local. Para ello destacó también la importancia del crédito bancario, para proveer de maquinaria e insumos para preparar a emprendedores y productores locales a la demanda que se generará.

“Son más 66 mil familias chaqueñas que van a contar con fondos para comprar a proveedores locales y generar un movimiento económico en la provincia, la Argentina se reconstruye desde abajo, desde cada pueblo”, sostuvo.