Con los votos del oficialismo, el Concejo aprobó el recorte salarial de los empleados municipales

Ciudad de Córdoba (8/5/20). El proyecto de ordenanza girado ayer por el intendente Llaryora al cuerpo deliberativo fue aprobado hoy por mayoría simple. El grueso de la oposición se desconectó antes de la votación, en clara señal de rechazo al procedimiento llevado a cabo por el oficialismo.

Tras un largo contrapunto entre el oficialismo y la oposición por el mecanismo instrumentado para tratar el polémico proyecto enviado por el Ejecutivo municipal en la sesión virtual de esta tarde, el oficialismo sancionó con mayoría simple (16 votos) la ordenanza.

Dicha norma establece un recorte en la jornada laboral de los empleados municipales (6 horas diarias que totalizan 30 horas semanales), lo que trae aparejado un recorte salarial.

Llaryora recorta jornada laboral de empleados y blinda al municipio por procesos judiciales

La oposición reclamó en reiteradas oportunidades la imposibilidad de tratar la iniciativa sin el aval de los 2/3 de los concejales para aprobar el sobre tabla en la sesión especial.

Es por ello que tras expresar el rechazo, los jefes de las principales bancadas opositoras y sus pares se desconectaron de la sesión virtual para no convalidar un mecanismo que calificaron de «nulo e ilegal».

A la hora de la votación se registraron 16 votos positivos (Hacemos por Córdoba), 13 ausentes (ediles de Córdoba Cambia, UCR, Evolución y Encuentro Vecinal), y rechazo del Frente de Izquierda (Laura Vilches y una abstención de Olga Riutort (Fuerza de la Gente).

También llamó la atención el voto del concejal oficialista Gustavo Pedrocca (de extracción sindical) quien aprobó en general la iniciativa, pero rechazó varios artículos en particular.

El jefe de la bancada Córdoba Cambia, Juan Negri, afirmó que «en democracia la forma no es un detalle, es la esencia. Estamos cansados del atropello del actual oficialismo municipal. Enviaron un día antes de la sesión un proyecto de ordenanza, sin pasar por comisiones, que son el paso previo de las sesiones».

«No entendemos la necesidad de tratar las ordenanzas de manera apresurada y sin dar los debates correspondientes. La única explicación que se entiende es la de querer limitar la acción del Concejo Deliberante, órgano legislativo y de control del accionar de la Municipalidad», cuestionó.

«Están instalando una metodología prepotente y autoritaria: si ese es el camino que eligen, háganlo solos», cuestionó Negri y posteriormente se desconectó de la sesión virtual junto a sus pares de bloque para no convalidar el mecanismo que fijó el oficialismo.

«La pandemia no puede ser una excusa», advirtieron los ediles de extracción juecista

Desde la UCR, el edil Alfredo Sapp rechazó el «ajuste» a los trabajadores municipales y calificó como «muy malo» el proyecto del Ejecutivo municipal. En este plano, el radical anticipó que la ordenanza aprobada por HPC «se va a judicializar porque está afectando derechos adquiridos».

«Esta ordenanza es muy riesgosa, va a traer perjuicios al municipio», remarcó Sapp al rechazar la iniciativa. Luego él y su pares se desconectaron de la sesión antes de la votación.

Lo mismo ocurrió con los dos concejales de la bancada Evolución. Tras rechazar el mecanismo impuesto por el oficialismo para tratar el proyecto, al cual calificaron como «improlijo» y seguir un «sendero de ilegalidades», abandonaron la sesión virtual para no avalar el proceder del plenario.

El edil Rodrigo de Loredo destacó que «hay otras propuestas superadores que generan ahorro al municipio» que el oficialismo no quiso abordar. En ese sentido, expresó: «No podemos acompañar esta iniciativa».

«No voy a convalidar con mi presencia un acto absolutamente violatorio de la Carta Orgánica que he jurado cumplir», enfatizó el concejal Juan Pablo Quinteros (EVC). Tras estas palabras se retiró de la sesión virtual para no convalidar el procedimiento puesto en marcha por la bancada mayoritaria.

La concejala Laura Vilches (Frente de Izquierda) fue categórica en su rechazo a la iniciativa impulsada por el intendente Llaryora y denunció un «ajuste» sobre los trabajadores. Por su parte, Riutort se abstuvo en la votación.

Desde el oficialismo defendieron el mecanismo instrumentado en la sesión especial de este viernes, argumentando su validez. También hubo una cerrada defensa de la ordenanza sancionada por el oficialismo.

Los fundamentos y la réplica a las críticas opositoras estuvo a cargo del viceintendente Daniel Passerini en el marco de una rueda de prensa.