Los gremios de la CGT salieron a bancar a Pihen ante las «descalificaciones mediáticas» por su jubilación

Córdoba (10/6/20). La central obrera respaldó a quien lidera la conducción sindical y rechazó las «descalificaciones mediáticas» de las que es «injustamente objeto el compañero Pihen».

Ante la polémica por el acceso a la jubilación del líder del SEP y legislador oficialista dos días antes de aprobarse la reforma previsional, los gremios nucleados en la CGT Regional Córdoba expresaron su apoyo a José Pihen.

Al salir al cruce de lo que consideraron «descalificaciones mediáticas», las entidades sindicales que integran la central obrera manifestaron su apoyo al secretario general, al tiempo que reconocieron «sus esfuerzos realizados en pos de la unidad del movimiento obrero de Córdoba y de las acciones en defensa de sus derechos e intereses».

En un pronunciamiento conjunto, los gremios respaldaron hoy a quien encabeza la conducción de la CGT cordobesa, en una clara respuesta «a la andanada de descalificaciones mediáticas de las que es injustamente objeto el compañero Pihen en razón de haberse jubilado».

Resaltaron que el líder del SEP y de la central sindical obtuvo recientemente el beneficio jubilatorio, «como trabajador estatal de la provincia de Córdoba, condición a la que tiene pleno derecho, en un trámite realizado en un marco estrictamente legal».

En su contragolpe a esas «descalificaciones mediáticas» contra Pihen, el núcleo gremial afirmó que «no cabe ninguna duda que éste es un ataque a todas nuestras organizaciones sindicales, que hoy están denunciando y realizando acciones gremiales para enfrentar los intentos de
atropellos a los derechos de los trabajadores, tanto privados como provinciales y municipales».

«No admitimos ni aceptamos que el recurso de distracción sea la
descalificación de las organizaciones sindicales a través de quienes las conducen», acentuó la CGT en un comunicado, al sostener que con el ataque a Pihen se busca desviar la atención de «la reforma de la ley previsional provincial ajustando haberes jubilatorios y pensiones», que alteró «escandalosamente el orden público laboral de las y los trabajadores».