Nuestra Córdoba advirtió que la cuarentena no puede ser excusa «para reducir la democracia a su mínima expresión» en la ciudad

Ciudad de Córdoba (11/6/20). La Red de organizaciones de la sociedad civil demandaron al Ejecutivo municipal y al Concejo Deliberante que «se arbitren los medios para la efectiva vigencia de las instituciones democráticas».

Nuestra Córdoba pidió a las autoridades municipales que se arbitren los medios para «la efectiva vigencia de las instituciones democráticas y disposiciones» con los que cuenta la ciudad de Córdoba para garantizar la representación política, la participación ciudadana y los controles democráticos.

El planteo se efectuó a través de una nota dirigida al intendente Martín Llaryora, al viceintendente Daniel Passerini y a los concejales y concejalas de la Capital cordobesa.

En su pedido, la Red de la Sociedad Civil se refirió a la convocatoria del Consejo Económico y Social (Ordenanza 11.645) y la reanudación de sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, interrumpidas por la pandemia de Covid-19.

A su vez, solicitó la presentación del Plan de Metas de Gobierno y su correspondiente Audiencia Pública (Ordenanza 11.942) y la convocatoria, constitución y puesta en marcha de las Juntas de Participación Vecinal (Ordenanza 11.448 y 13.003).

En este contexto, Nuestra Córdoba expresó su «preocupación» al considerar que, en el marco de la pandemia, «los problemas estructurales de las instituciones y prácticas democráticas de la ciudad se han profundizado».

«Se trata de situaciones advertidas con anterioridad a la emergencia del Covid-19, respecto a la persistencia y reproducción de la concentración del poder en el Ejecutivo Municipal, la discrecionalidad, la debilidad de los controles horizontales, la debilidad del rol del Concejo Deliberante y la nula incidencia de las instancias de participación y control ciudadano», destacó la Red.

En su pronunciamiento de este jueves, quienes integran este colectivo de la Sociedad Civil afirmaron que “el aislamiento social no puede ser excusa para reducir la democracia a su mínima expresión» que se refleja en el hecho de «inhibir el accionar de otros poderes y la ciudadanía».

En este sentido, advirtieron de «formas de gobernanza verticales» y la imposibilidad de articular «esfuerzos públicos de diálogo y colaboración» para atender la emergencia sanitaria, social y económica del municipio.

A propósito, enfatizaron que es posible la articulación entre el Gobierno y la Sociedad Civil pese a la cuarentena «ya que hoy las tecnologías de la información y la comunicación permiten que muchas actividades puedan llevarse a cabo sin acudir a la presencialidad».

Respecto del  e-government, estrategia destacada por el intendente Llaryora en su discurso de asunción, la Red reconoció los esfuerzos encarados por el municipio para asegurar canales de gestión administrativa y de trámites.  No obstante, consideró necesario «avanzar en mecanismos para un verdadero Gobierno abierto: transparencia, rendición».

En el marco de su pedido de encarar «acciones participativas y colaborativas» por parte de la Municiaplidad, junto a organizaciones y entidades de la sociedad civil», Nuestra Córdoba manifestó su disposición para el trabajo conjunto con el Ejecutivo municipal.

Es por ello que ofreció no sólo su experiencia, conocimiento y trabajo; sino también, plataformas digitales como Reporta Ciudad que ya se encuentran en funcionamiento y que serían de gran utilidad para una mayor participación y monitoreo ciudadanos en la Capital cordobesa.