El Gobierno recortará el ATP y analiza si habrá tercera edición del IFE

País (17/6/20). El gabinete económico encabezado por el Jefe de Gabinete se reunió este miércoles y avanzó con definiciones sobre cómo seguirá la tercera etapa del plan de ayuda al sector productivo y social afectado por la pandemia. También se conoció que el Estado no aportará fondos para cubrir el aguinaldo del sector privado.

El Gabinete Económico resolvió hoy limitar la tercera edición del subsidio para empresas ATP y definió que el Estado no se hará cargo de asistir al sector privado en el pago de aguinaldos que deberá desembolsarse a fines de junio, informaron fuentes oficiales.

En tanto, aún no se definió si habrá tercera edición del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que alcanza a 9 millones de personas.

Del encuentro de hoy en Casa Rosada participaron el ministro de Economía, Martín Guzmán, y su par de Trabajo y Desarrollo Productivo, Claudio Moroni y Matías Kulfas, respectivamente.

También estuvieron la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; la titular de la ANSES, María Fernanda Raverta; el presidente del Banco Central; Miguel Ángel Pesce y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco.

Sobre el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), los funcionarios plantearon cómo reducir las millonarias inyecciones de fondos desde el Estado.

Se tuvo en cuenta el importante agujero fiscal provocado por la caída de la recaudación generada por la pandemia.

En lo que refiere a este programa, para el pago de salarios del mes de julio, el Gobierno determinó la utilización de dos variables; una relacionada con lo sectorial y la otra con lo geográfico.

La primero refiere a sectores críticos que por el momento están imposibilitados o con severas dificultades para funcionar. El otro criterio es el geográfico que,  a partir del DNU 520, se determinó que una parte de la Argentina está en DISPO (distanciamiento social) y otra parte que continúa en ASPO (aislamiento social).

La decisión del Gabinete Económico fue concentrar mayores recursos en aquellos lugares que están atravesando una situación más complicada por el alto nivel de contagio y que, por ende, tienen la actividad productiva más afectada.

El fundamento de la idea es que las empresas que ya están produciendo, aunque en escalas reducidas, dejarán de recibir la asistencia del 50% de los salarios de sus trabajadores y pasarían a recibir un porcentaje menor.

Por el contrario, las empresas que están en zonas donde aún no se abrió la producción o pertenecen a sectores que tienen la orden de no funcionar, como es el caso de hotelería y turismo, seguirán recibiendo la ayuda del Estado para pagar el 50% de los salarios.

Asimismo, se definió que las empresas incluidas sean las que tengan hasta 800 trabajadores en sus plantillas, salvo en los sectores críticos -en donde no hay ninguna restricción de tamaño-.

Esto implica que las empresas con más de 800 trabajadores no serán asistidas por el ATP, pero sí podrán conseguir créditos del Estado a tasas bajas en pesos para hacer frente al pago de salarios.

Con respecto a los créditos, se determinó la ampliación del crédito al 24%, del que estará a cargo el Banco Central, además de la nueva línea, denominada “Línea Pyme Plus”, que gestiona el Ministerio de Desarrollo Social junto al Banco Central  y que está dirigida a un universo de pymes que nunca antes habían tomado un crédito bancario. Por último, hay una línea particular para cooperativas al 18% que se está implementando entre el Banco Central y el Ministerio de Desarrollo Productivo.

El objetivo planteado por el Gabinete Económico es que la nueva dinámica del ATP se acompañe de las diversas líneas de créditos, porque hay muchas empresas que ya recuperaron su actividad y las necesidades difieren según su estado de funcionamiento.

En cuanto al IFE, la administración central destacó que en solo dos meses se consiguió crear una base de datos de trabajadores que incluye informales y casi sin registros en el sistema de producción de 9 millones de personas.

Se advirtió que el lunes pasado ANSES comenzó a pagar la segunda ronda junto con la AUH, en un cronograma que se extenderá durante cinco semanas y que alcanzará a casi 9 millones de personas en todo el territorio nacional.

De todos modos, no se resolvió si se llevará a cabo una tercera entrega del IFE, correspondiente a junio.

Funcionarios consultados por la agencia NA también fueron terminantes al remarcar que el Estado «no tiene previsto asistir en el pago de aguinaldos», algo que viene siendo reclamado sobre todo por el sector pyme del comercio y la industria.

«Creemos que en este momento es más importante asistir en el pago de salarios y dar créditos a quienes necesiten capital para reactivar la producción», explicaron.

Del encuentro de esta tarde también participaron el viceministro de Economía; Haroldo Montagú y el jefe de gabinete de esa cartera; Gonzalo Guiraldes. (Redacción y NA).