Diagnóstico nacional: estiman que para agosto se podrían producir hasta 300 mil kits de testeo por mes

País (26/6/20). Se trata del proyecto conjunto entre las Universidades Nacionales de Quilmes y San Martín. El test de diagnóstico está hecho con producción nacional e informa mediante una tira reactiva si el paciente está infectado, presente o no síntomas

El novedoso test molecular ELA-CHEMSTRIP, fue desarrollado por investigadores de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), junto a la participación de sus empresas de base tecnológica.

El test permite identificar el patógeno que causa la enfermedad Covid-19 de manera más rápida y menos costosa que otros del mercado, lo que posibilita su producción masiva.

Según Daniel Ghiringhelli, jefe del Laboratorio de Ingeniería Genética y Biología Celular y Molecular de la UNQ, el test ya recibió la aprobación de la ANMAT y calculan que para agosto estarían en condiciones de producir y vender 300 mil kits al mes e incluso exportar. Además, están evaluando su aplicación para detectar otros tipos de virus, como por ejemplo el dengue.

A diferencia de otros métodos de testeo, este desarrollo permite diagnosticar a personas infectadas con síntomas y sin ellos, no utiliza un equipamiento costoso y la gran mayoría de sus insumos (más de un 80%) son de industria argentina.

El procedimiento tiene una duración total de una hora y media y, una vez realizado, el resultado se visibiliza en una tira reactiva. Si bien para esta primera versión se requiere de personal específico,Ghiringhelli comentó que con un técnico en laboratorio alcanza. “Ya tenemos en carpeta otras versiones que facilitarán un uso cada vez más amigable para personas con escaso o nulo entrenamiento”, detalla.

De esta manera, muchos establecimientos podrían beneficiarse con este kit rápido, económico y de producción nacional, desde laboratorios y salas sanitarias de baja complejidad, hasta empresas y aeropuertos. “Estos tests podrían servir para determinar áreas locales a circunscribir en una cuarentena estricta alrededor de un pico de infección, empleando laboratorios móviles. De esta manera se ayudaría a mitigar la diseminación de la infección”, destacó.

Rol de las universidades

La pandemia trajo consigo algo positivo: dejó en evidencia el rol protagónico que tienen las universidades públicas en el desarrollo de nuestro país, ya sea a través de investigaciones pioneras, ayuda social, asistencia sanitaria o desarrollo tecnológico.

Dentro de este panorama, la UNQ y la UNSAM fueron dos instituciones que lideraron ciertas investigaciones de ciencia y técnica.

En este sentido, Ghiringhelli se refirió a la experiencia de trabajar en forma sinérgica entre universidades públicas y empresas privadas: “Las dos universidades siempre han tenido la convicción de interactuar con el entorno socio-productivo, ya que desde su creación, ambas han promovido los servicios y la transferencia de tecnología. Estas prácticas, junto con un fuerte apoyo presupuestario a la I+D+i, han favorecido la posibilidad de concretar el desarrollo del kit de testeo”.