Para la fiscal Incardona, Majdalani (número 2 de la AFI macrista) ordenó espiar a CFK

País (6/7/20). Luego buscó destruir las pruebas de su accionar junto a Arribas.

La fiscal de Lomas de Zamora Cecilia Incardona evaluó este lunes que quienes espiaron a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner «habrían ejecutado órdenes recibidas por parte de Silvia Majdalani», ex número dos de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), y luego ella junto al entonces titular del organismo, Gustavo Arribas, intentaron ocultarlo.

Así surge del pedido que hizo la fiscal para citar a ambos a indagatoria y que presentó ante el juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Auge, al que tuvo acceso NA, en el que además requirió el procesamiento por espionaje ilegal del ex director General de Operaciones Alan Ruiz, quien está detenido en la causa.

El hecho concreto es el espionaje ilegal que hubo en el instituto Patria y en el departamento de Recoleta de Cristina Kirchner a mediados de 2018, y para la Fiscalía Majdalani «tenía un conocimiento actualizado y periódico sobre los avances de esos espionajes ilegales nutridos de los resultados de vigilancias y observaciones».

«Alan Ruiz habría ejecutado de ese modo órdenes recibidas por parte de Silvia Majdalani, en tanto los informes confeccionados en los que se plasmaban los resultados de esos espionajes ilegales, eran remitidos al equipo de Alan Ruiz y, posteriormente, éste se los elevaba a la nombrada», evaluó Incardona, según la presentación a la que accedió Noticias Argentinas.

De acuerdo al escrito presentado por Incardona ante el juez Augé, Majdalani está más comprometida que Arribas, ya que en la indagatoria los ex espías señalaron que ella estaba al tanto de las operaciones de inteligencia que se llevaban a cabo y que ordenaba el grupo operativo del ex director general de operaciones Alan Ruiz.

Tras la presentación de Incardona, el juez Augé debe resolver en las próximas horas sobre las indagatorias y si procesa o no a Alan Ruiz, a quién la fiscal pidió que sea acusado por las tareas de espionaje ilegal sobre el Instituto Patria y la casa de la actual vicepresidenta de la Nación.