El radical Petri asegura que la propuesta del Gobierno es inconstitucional y busca colonizar la Justicia

País (30/7/20). Según el diputado mendocino de la bancada UCR, «el huevo de la serpiente está en las designación de jueces subrogantes».

El diputado nacional Luis Petri (UCR-JxC) aseguró que la reforma judicial presentada ayer por Alberto Fernández «es inconstitucional, nada tiene de transparente y confirma que busca someter y controlar a la Justicia».

Según el parlamentario radical, «el huevo de la serpiente está en las designación de Jueces subrogantes».

«Este proyecto sintetiza lo peor de la reforma judicial del menemismo, con el escandaloso proyecto de democratización de la Justicia del kirchnerismo, que designó jueces subrogantes irregularmente. Y culmina con la ampliación de la Corte con la vuelta de la mayoría automática», sentenció Petri.

En su rechazo a la propuesta del Gobierno del Frente de Todos que ingresará al Congreso, el integrante del bloque UCR denunció «el intento de control a la Justicia, a través del nombramiento de jueces amigos».

«Es evidente cuando se desplaza a la Cámara Federal de Casación en la elaboración de la lista de jueces federales para subrogar en los Juzgados a crearse, y se designa a la Cámara Nacional que pertenece a otro fuero. La razón la Cámara Nacional es Justicia Legítima y es afín al Gobierno», enfatizó.

Ayer, diputados nacionales de la UCR rechazaron la propuesta de reforma judicial presentada por el presidente Alberto Fernández. “Buscan la impunidad de Cristina Kirchner, quieren reeditar la corte de los ´90. Se busca ir al modelo Santa Cruz”, advirtieron.

Gustavo Menna, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, afirmó “no tiene sentido convocar a una comisión para analizar algo probadamente degradante para las instituciones de la República. Solo se busca darle un barniz académico a una decisión ya tomada de reeditar la Corte de los ‘90”.

El diputado Alvaro de Lamadrid remarcó que “la reforma de la Justicia es la destrucción de la Justicia, nada tiene que ver con mejorarla, hacerla más transparente o brindarle más eficiencia, se busca aniquilar todo vestigio de independencia judicial, cooptarla y hacerla servil y domesticada. Ir al modelo de Santa Cruz”.

Su par de bancada, Jorge Vara, por su parte, aseguró que “no vamos a avalar ningún proyecto de reforma que implique impunidad. Sabemos que el país debe mejorar su servicio de justicia, pero no a expensas de favorecer a quienes buscan sacar réditos personales con la reforma. Esto implicaría empeorar el servicio”.