El nuevo sistema con inteligencia artificial que reconoce toses compatibles con Covid-19

CABA (14/10/20). La iniciativa busca detectar el coronavirus SARS-Cov-2 a través de algoritmos de aprendizaje automático, basados en sonidos de voz, de respiración, y de tos. El desarrollo implicó un trabajo de recolección de 1000 toses positivas que fueron contrastadas contra otras 1000 toses negativas.

A través del uso de la Inteligencia Artificial, el Gobierno porteño desarrolló un sistema que capta la tos y discierne si es compatible con el COVID-19. El objetivo de esta herramienta es complementar el triage médico (sistema de selección y clasificación de pacientes en los servicios de urgencia) que hoy en día se hace a través de Boti, el WhatsApp de la Ciudad, para que luego la persona sea hisopada.

La iniciativa busca detectar el coronavirus SARS-Cov-2 a través de algoritmos de aprendizaje automático, basados en sonidos de voz, de respiración, y de tos. De esta manera, el Gobierno de la Ciudad utiliza la tecnología para acelerar y potenciar la estrategia de testeo y diagnóstico remoto del equipo de Salud en la lucha contra la pandemia.

El desarrollo implicó un trabajo de recolección de 1000 toses positivas que fueron contrastadas contra otras 1000 toses negativas. Estas bases de datos se usan para entrenar una red neuronal que tiene la capacidad de aprender de los patrones de las toses de pacientes positivos, y diferenciarlas del resto.

La información utilizada es absolutamente confidencial para proteger la privacidad de las personas participantes, y solo son accesibles para los médicos y las autoridades sanitarias.

La solución de inteligencia artificial sería utilizada para complementar el triage médico que hoy en día ya se hace a través de Boti, el chatbot de la Ciudad.

¿Cómo podría utilizarse? La persona que quiera saber si sus síntomas son compatibles con el COVID19, responderá las preguntas del protocolo definido por las autoridades sanitarias y luego enviará su tos a través de una nota de voz. El chatbot podrá reconocerla y analizarla a través de una red neuronal desarrollada para diferenciar si coincide con los patrones de casos positivos.

El proyecto, que aún se encuentra en período de prueba, cuenta con un protocolo de estudio aprobado por el Comité de Ética del Hospital Elizalde, que validó la metodología de investigación y los modelos de diagnóstico a través de la recolección de toses en pacientes positivos de COVID-19.