Peralta (CPCE): “Las decisiones económicas están condicionadas al ciclo político”

Peralta y dos CPCECórdoba. Entrevista con el economista Víctor Peralta sobre la mirada cortoplacista en materia económica, atada al  ciclo político y la discusión Córdoba-Nación por el reparto de lo que no se coparticipa.

Días pasados, con motivo de la presentación mensual que realiza el Instituto de Economía del Consejo de Profesionales de Ciencias Económicas (CPCE) sobre el análisis de la coyuntura nacional, el integrante de la Comisión Asesora, resaltó que la “Argentina no se piensa con una visión estratégica en los próximos 20 o 30 años”.

Cómo se trabaja en el corto plazo en materia de política económica, la condicionalidad del ciclo político y la discusión Nación -provincias por el reparto de fondos coparticipables, fueron los ejes de la entrevista que mantuvo el especialista del CPCE con Agenda 4P.

Todas las decisiones en política económica se condicionan al ciclo político que lo van marcando las elecciones. El Poder Ejecutivo (nacional) ha tenido en cuenta esas elecciones que siempre están por venir”, afirmó Peralta.

“No se piensa la Argentina con una visión estratégica de los próximos 20 o 30 años. Sino que se va trabajando mucho sobre la coyuntura y, en un país, en el cual  tenemos problemas coyunturales importantes, pero que se han ido resolviendo en cierta manera, no le deja tiempo para pensar en el largo plazo”, razonó.

Aunque parezca algo que los argentinos conocemos y siempre se cuestiona, también, queda claro que el descontento se naturaliza y pasa a ser algo cotidiano, atado a la  lógica “cíclica” de la Argentina contemporánea, que sólo sale de su letargo en período electoral.

Temas de la Agenda

Consultado sobre los asuntos que deberían estar presentes en la agenda para la toma de decisiones, Peralta manifestó: “la agenda está dominada por la inversión”. Reiterando el concepto de que “hace falta inversión para el crecimiento” y “atender cuestiones estructurales, si se quiere volver a crecer a tasas de antes de la crisis internacional” (ver nota: «Sobre el crecimiento: habrá que conformarse con una tasa del 3 por ciento”).

En materia de recursos energéticos, el especialista del CPCE, diagnóstico que “lo que produce nuestro sector energético no alcanza para sostener un crecimiento económico por encima del 5 o 6 por ciento, por lo tanto, tiene que recurrir a las importaciones de combustibles y de petróleo”.

En ese sentido, agregó: “esas importaciones son costosas y se pagan en dólares. Lo cual, al gobierno le genera una escasez interna de dólares, tanto para enfrentar la deuda como para financiar importaciones que requieren otros sectores como pueden ser equipamiento médico, bienes de capital, cierto tipo de insumos que utiliza la industria”.

La consecuencia es que se suma una boca más que demanda dólares. Por eso, para Peralta, el gobierno nacional se vio obligado, en cierta manera, a “poner las restricciones cambiarias”, que en su lógica, “considera que son de mejor utilización para financiar importaciones y financiar el pago de la deuda que se financie con destinos turísticos, por ejemplo”.

Discusión por fondos coparticipables

El asunto se instaló con más fuerza, desde que gobernadores de otra concepción política al del gobierno central, reclaman sobre los porcentajes que la Nación distribuye por la recaudación de impuestos a las provincias. Un caso concreto es el de Córdoba que se encuentra en la justicia.

El economista Víctor Peralta explicó el origen de la cuestión que mantiene enfrentada a Córdoba con la Nación. “En la década del 90, se llegaron a ciertos pactos y acuerdos fiscales entre las provincias y la Nación, por la cual, las provincias aceptaron que de su masa coparticipable le redujeran un porcentaje por impuestos a las ganancias que se destinarían a pagar lo que vendrían a ser las prestaciones de la seguridad social, o sea, las jubilaciones porque la Anses en ese momento era deficitario”, argumentó.

A lo que agregó: “con el correr de los años y con la devaluación mediante, el cambio de gobierno y la crisis del 2001, la recaudación creció de manera importante, la Anses paso a ser superavitaria, y las provincias le plantean al gobierno nacional que devuelva ese 15 por ciento”.

En números, lo que representa para Córdoba

Córdoba tiene el 8,9 por ciento de coparticipación. Sobre esta base, el especialista del Instituto de Economía (CPCE) hizo las siguientes deducciones: “Si observamos el 2012, el cálculo según lo que reclaman las provincia, sería de $80 mil millones lo que dejó de repartir la Nación”.

“Estaríamos hablando de que Córdoba no percibe fondos estimados en unos  $8 mil millones. Lo que tiene un peso importante en la economía cordobesa, dado que el presupuesto de gasto para un sólo año del gobierno provincial, está  encima de los $20 mil millones. Estamos hablando de un 35 por ciento”, aseguró Peralta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.