Investigan incidentes entre miembros de Camioneros y el Surrbac

camion lusa planta creseCórdoba. El fiscal Caro ordenó el secuestro de un colectivo tras el enfrentamiento que protagonizaron ex empleados de empresas recolectoras de residuos, identificados con el Sindicato de Camioneros, y trabajadores del Surrbac. Por el hecho, hay tres heridos y en la presente jornada, podría haber imputaciones.

El fiscal de Instrucción, Rubén Caro, dispuso el secuestro del colectivo en el que ayer por la mañana medio centenar de personas, identificadas con el gremio de Camioneros, llegaron a la planta de Crese, para protestar por una veintena de despidos ocurridos meses atrás.

Unos de los despedidos, José Luis Cabello, dijo a la prensa que, mientras preparaban una «panfleteada, con volantes en mano», fueron recibidos «con golpes y palos», por parte de «la gente del Surrbac», que, según su denuncia, los estaban «esperando».

Además del secuestro del colectivo y de otros elementos encontrados en el lugar, el fiscal ordenó otras medidas «para identificar a los agresores», así como la custodia de «la sede del gremio de los Camioneros», ubicada en la zona de Nueva Córdoba, según informaron fuentes judiciales.

Por su parte, el vocero del Surrbac, Carlos García, dio otra versión y aseguró que «los trabajadores están cansados de recibir estos aprietes» desde que, en agosto del año pasado, abandonaron «la Federación de Camioneros», publicó Télam.

«Hace un año que venimos soportando estas presiones y agresiones sistemáticas y estos intentos de bloquear los portones de la planta. Nos llama la atención que este último hecho ocurra justo el mismo día que la Federación de Camioneros ha lanzado una medida de fuerza a nivel nacional», señaló el Surrbac a través de un comunicado.

En ese sentido, el gremio que lidera Mauricio Saillén, expresó que «a las 6.45, un grupo de personas que se desplazaban en un colectivo y en un rastrojero llegaron a las puertas de la planta; encadenaron uno de los portones y amontonaron cubiertas bloqueando la entrada y salida de los camiones«.

«Los más de 300 trabajadores que estaban listos para comenzar el servicio matutino del día corrieron a repeler la agresión. No había ningún miembro de la comisión directiva del sindicato (Surrbac). Los delegados y supervisores presentes son los que habitualmente controlan la salida del servicio (de Crese)», resaltaron.

Desde el Surrbac, manifestaron que «no había nadie esperando a nadie; fuimos todos sorprendidos por esta agresión. La actitud decidida de los trabajadores permitió que el servicio (de Crese) comenzara puntualmente a las 7, como todos los lunes».

Como consecuencia de los enfrentamientos, tres personas resultaron heridas, con traumatismos y contusiones de variada gravedad, por lo que dos de ellas fueron trasladadas a una clínica privada y otra al Hospital de Urgencias, de la capital cordobesa.

Además del secuestro del colectivo, el fiscal Caro ordenó una inspección ocular en el lugar, la toma de declaración de testigos y pidió saber el estado de salud de los heridos. Se avanza en la identificación de los agresores, tras lo cual, la fiscalía dispondría imputaciones. 

Imagen de archivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.