Advierten que la baja de precio al tambero profundiza la crisis

0008083074País. La industria láctea decidió reducir en este mes de junio drásticamente el precio de la leche cruda a los tamberos, con bajas que superan el 3 por ciento de su valor. Un relevamiento hecho por la CRA, en algunas de las principales regiones lecheras del país, expone que “hoy los productores tamberos están en una situación de quebranto económico” donde la mayoría de los establecimientos decidieron interrumpir todas las inversiones previstas.

Tal como lo anticipó la entidad en febrero de 2015 -admitido por el propio ministerio de Economía- como consecuencia de la intervención en el mercado lácteo y los desequilibrios macroeconómicos, más el contexto internacional adverso, “la producción de leche continuará estancada por tercer año consecutivo, en niveles similares a los de 1999”, se precisó.

En ese sentido, la CRA expresó que “de no mediar un cambio urgente en las políticas la mayoría de los productores lecheros llegarían a la primavera con márgenes negativos y fuertes quebrantos que producirían cortes en la cadena de pago y aún más cierres de tambos, afectando la economía del interior productivo”.

Para ejemplificar el quebranto económico de los establecimientos tamberos, un estudio realizado por CRA indica que en los sistemas de producción mayormente utilizados (pastoriles con adecuada suplementación) es necesario producir 5.500 litros de leche por hectárea/año para no llegar a una rentabilidad negativa; aunque el promedio en el país es de 5.000 litros por ha./año.

precio_de_la_leche_postergan_baja_fyo_0_optLo paradójico es que la producción e industrialización de leche en Argentina podría estar en un sendero virtuoso y alcanzar el potencial de producción de mediano plazo de 17 mil millones de litros, según afirma el Gobierno en el Plan Estratégico Agroalimentario (PEA).

Sin embargo, “los resultados muestran que Argentina se encuentra en un círculo vicioso de estancamiento de la producción, con una importante capacidad ociosa en la industria”, se aclaró.

Por esa razón, desde Confederaciones Rurales Argentina, se demandó “un cambio en la política lechera argentina que brinde reglas de juego claras y previsibles”.

Los problemas que han llevado a esta situación de imprevisibilidad y caída en la inversión en toda la cadena láctea son los que CRA ha denunciado a lo largo de estos últimos años: “intervención en la formación de precios fijando precios máximos y manejo discrecional de los permisos de exportación por parte de la Secretaría de Comercio Interior, entre otros”, se apuntó.

A ello se añadió que la caída de los precios internacionales, la falta de competitividad internacional por precios relativos distorsionados, la falta de actualización de reintegros a la exportación y la caída de la inversión en tecnología, “han llevado a la triste realidad láctea, hoy nuevamente afectada por la baja del precio de litro de leche que se le paga al productor tambero”, se concluyó.