Pese a las diferencias, Zannini afirmó que con Scioli son parte de un mismo proyecto

CABA/País. En la cena del “Círculo Celeste y Blanco”, en la cual participaron unas 4 mil personas, entre empresarios y políticos, el precandidato a la Presidencia de la Nación, Daniel Scioli, se mostró esperanzando en que “el pueblo argentino” le confiera la posibilidad de llegar a la Casa Rosada y destacó que Cristina Fernández de Kirchner dejará un país “pujante”.

Scioli destacó además que «Victoria es que el círculo sea el celeste y blanco. Los colores de un gobierno de todos los argentinos para todos los argentinos».

Con la Cena del “Círculo Celeste y Blanco”, se dio inicio formal a la campaña presidencial de la fórmula del FpV, Daniel Scioli-Carlos Zannini, en el predio de Costa Salguero, en la noche de este jueves.

En ese marco, el presidenciable bonaerense se comprometió a poner todo su esfuerzo para lograr «para cada argentino las tres “T” mencionadas por el Papa Francisco en su reciente gira latinoamericana: tierra, techo y trabajo».

A su vez, sumó las tres “I” del desarrollo. Scioli destacó que dichas claves siempre están presentes en su modelo de gobierno: inversión, investigación e innovación.

«Convoco a todos sin distinción partidaria. En este momento del país, se puede ser independiente pero no indiferente», fue otra de las afirmaciones del precandidato a presidente que escucharon las más de 4 mil personas, entre empresarios, representantes de la cultura, rectores, deportistas, legisladores, dirigentes gremiales y políticos e independientes.

El secretario de Legal y Técnica, a su turno, agradeció los distintos apoyos y pidió que no mermen y que, por el contrario, continúen porque “hay que convencer a mucha gente” y deberá hacerse conocer.

“Para mí la política es vocación de servicio y con Daniel (Scioli) coincidimos en eso”, remarcó Zannini. En otro de los pasajes más salientes de su alocución, admitió sus diferencias con Scioli, pero aclaró que en “política muchas veces se construye desde la diversidad”.

“Daniel y yo no somos iguales. Somos parte de un proyecto que sabe sacar lo mejor de cada uno. Vienen muy buenas horas para los argentinos. Quien llegue a la presidencia encontrará más poder de decisión que el que tuvo el este gobierno cuando llegó”, aseveró.