Al defender nuevo protocolo de protesta, Bullrich aseguró: «Si no se van en 5 o 10 minutos, los vamos a sacar»

Bullrich.jpg_973718260País. La ministra de Seguridad, patricia Bullrich, advirtió que los manifestantes tendrán «5 o 10 minutos» para desalojar las calles, autopistas o rutas que corten, sino serán desalojados, a partir del nuevo protocolo de actuación para las fuerzas de seguridad que se pondrá en vigencia en los próximos días.

«Les daremos 5 o 10 minutos, se les pedirá por favor que se retiren por las buenas y que hagan la manifestación en otro lado. Si no se van, los sacamos», afirmó Bullrich en declaraciones a radio La Red, en relación al protocolo difundido este miércoles por el Ministerio de Seguridad, que busca establecer «reglas claras para los funcionarios, los jueces y los manifestantes».

La ministra consideró que la jornada de ayer, en la que se registraron unos 200 cortes en todo el país pidiendo la liberación de la líder de la agrupación Tupac Amarú Milagros Sala, fue un «caos» y desde el Gobierno «no queremos que esa situación siga sucediendo».

«A partir de ahora, sabrán a qué atenerse en caso de hacer lo que hicieron ayer», advirtió la ministra, quien informó que en los próximos días les avisarán a las organizaciones sociales que «no podrán cortar las calles» y que «deberán hacerlo de manera ordenada cuando sea programada; y cuando sea espontánea, procederemos casi inmediatamente».

cortes-afectaron-miles-personas_IECIMA20160217_0063_7Bullrich aclaró que «no es que se van a prohibir las manifestaciones», sino que los manifestantes deberán avisar con antelación por dónde quieren marchar, cuántas personas se prevé que participarán y en qué horario, para poder «avisar a la población y habilitar una parte» para protestar.

En los casos de las protestas que no sean avisadas con antelación, «las fuerzas de seguridad podrán actuar de manera inmediata», sin la intervención de la Justicia, resaltó.

La funcionaria macrista anticipó también que no se permitirá el uso de capuchas, palos o elementos contundentes entre los manifestantes. «Si hay una negativa para entregarlos, se los va a detener», indicó.

La ministra de Seguridad precisó que la instrucción que recibió del presidente Mauricio Macri es que «haya convivencia, que no haya más cortes, que la gente pueda llegar a sus lugares de trabajo tranquila y los manifestantes lo hagan en lugares donde no interrumpan el tránsito».

Duras críticas de la oposición

todo-el-pais-reclamando-la-liberacion-de-Milagro-Sala-cortesReferentes de distintos sectores del arco opositor cuestionaron duramente este jueves el protocolo que implementará el gobierno para desalojar piquetes, al advertir que criminaliza la protesta social, otorga más facultades a las fuerzas de seguridad y busca «amedrentar los reclamos».

El diputado porteño del socialismo Roy Cortina criticó la medida y consideró que «solo sirve para ampliar la grieta entre los argentinos».

Por su parte, la diputada nacional de Libres del Sur, Victoria Donda, expresó su preocupación y afirmó que «pone en riesgo la paz social» y la posibilidad de «resolver los reclamos de los ciudadanos a través del diálogo». 

«Bajo el argumento falaz de garantizar el derecho de circulación de los ciudadanos, este protocolo apunta a amedrentar y esconder los justos reclamos de miles de argentinos», subrayó en un comunicado.

A su turno, la diputada nacional del Frente de Izquierda, Myriam Bregman, consideró que «es increíble que con una mera resolución ministerial pretendan avasallar un derecho fundamental, como es el derecho a la protesta y a la movilización».

«El único objetivo es blindar el ajuste en curso e impedir manifestaciones contra los despidos, por el salario y hasta contra los cortes de luz y la megaminería», denunció la legisladora.

Incluso, junto a su par Nicolás del Caño presentará en el Congreso un proyecto de resolución donde se plantea «rechazar y repudiar enérgicamente la resolución del Ministerio de Seguridad de la Nación», que -advirtió- constituye «un cercenamiento y regimentación del derecho a la protesta”.

En tanto, los dirigentes de Unidad Popular Claudio Lozano y Víctor De Gennaro se quejaron porque el protocolo «amplía peligrosamente las facultades policiales para reprimir, no prohíbe el uso de armas de fuego ni establece la obligación de usar uniforme para los efectivos».  (Fuente Télam y NA)