Destacan que los niveles altos de corrupción en lo público, se debe a la “falta de controles y la sensación de impunidad”

alonso panel

Córdoba (25/8/16). Así lo afirmó el ex presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN), Leandro Despouy, durante su exposición en la Jornada “Ética y Transparencia, valores fundamentales para el desarrollo sustentable”, ante más de 200 ejecutivos de organizaciones. En este marco, Laura Alonso (OAN), planteo la necesidad de una legislación y organismos de control para mejorar los procesos internos.

Con la organización de AmCham, Delegación Córdoba, junto a la UCC y la Fundación Mediterránea, se desarrolló este martes una nueva edición de la Jornada sobre Ética y Transaperencia, que contó con la participación de destacados expositores y más de 200  ejecutivos de organizaciones que trabajan y buscan fortalecer sus programas de ética, transparencia y prevención del fraude.

Durante toda la jornada llevada a cabo en el auditorio de la UCC, disertaron profesionales del ámbito público, privado, judicial y periodístico, donde se discutieron “temas prioritarios” para la sociedad  actual y que forman parte de la agenda pública, destacaron desde la organización del evento.

La apertura de las actividades estuvo a cargo del vicegobernador de Córdoba,  Martín Llaryora y el Padre Alfonso Gomez, Rector de la casa de estudios anfitriona de la Jornada.

Al momento de las exposiciones, el ex presidente de la Auditoría General de la Nación (AGN), Leandro Despouy, afirmó que los niveles altos de corrupción en la administración pública se dieron fundamentalmente por dos razones: “falta de controles y la sensación de impunidad”.

En esa línea, la vicepresidenta de la Unidad de Información Financiera (UIF), María Eugenia Talarico sostuvo que si bien la región está viendo grandes cambios en materia de transparencia, el Índice de Percepción de la Corrupción de 2015 de Transparency Internacional, coloca a América del Sur aún con niveles muy altos.

A su turno, Laura Alonso advirtió de  “la necesidad de realizar esfuerzos en todas las instancias gubernamentales sobre prevención de situaciones de corrupción”. Por ello, confirmó que pedirán que el presupuesto sea totalmente público y que estén sometidos al control parlamentario o de auditoria general para beneficiar la transparencia en todas las áreas.

“Hay que trabajar con políticas públicas, que impliquen un control de las cuentas. Necesitamos legislación y organismos de control para mejorar los procesos internos”, aseveró la titular de la Oficina Anticorrupción nacional (OAN), al tiempo que remarcó: “Perdemos dineros por la corrupción y por ineficiencia. No siempre un funcionario roba, sino que malgasta el dinero”.

En la segunda parte de la Jornada a cargo  del sector privado,  participaron como oradores Agustin Flah (Compliance Regional en Anti –Bribery, Anti Corrupción y Sanciones de Citi), Raúl Saccani (Socio Regional Forensic de Deloitte) y Héctor Mairal (Socio del estudio Marval, O’ Farrell & Mairal),  quienes detallaron su rol en cuanto a la implementación de políticas corporativas en la lucha contra la corrupción.

El último panel reservado al ámbito jurídico, se abordó la temática:  “Ética en la Agenda Judicial”, con la participación de Armando Andruet -ex vocal del  TSJ- y  Domingo Sesín -Presidente del TSJ de Córdoba,  quien comenzó diciendo que “los jueces tienen más poder por lo tanto más responsabilidad” y, en ese sentido, afirmó que “el Poder Judicial debe tener idoneidad, independencia y responsabilidad” en su labor.

Por su parte, Armando Andruet, abogó por avanzar a un “republicanismo judicial” y dejar atrás un “autismo judicial”. Argumentó que esto se puede hacer “a través una auténtica mutación de una civilización ética nueva. Los ciudadanos deben cooperar activamente”.

El editor de Economía y Negocios del diario La Nación, autor de Los platos rotos y Hablen con Julio, Diego Cabot  cerró el encuentro haciendo un resumen de lo dialogado en cada panel y, a su vez, dio su testimonio de cómo desde el rol del periodismo contribuye en la construcción de la transparencia como valor fundamental para el desarrollo social sustentable. “La sociedad debe demandar sino el cambio va a ser difícil”, concluyó.