Por alícuota de pago de Contribuciones Patronales, Fedecom cuestionó “posición anacrónica de AFIP”

director-ejecutivo-dr-marcos-daherCórdoba/País (20/10/16). Desde la Federación Comercial de Córdoba (Fedecom) se expresó que la entidad realiza acciones gremiales y mantiene reuniones con diferentes funcionarios del gobierno nacional tendientes a revertir las medidas de la AFIP que, para el pago de las Contribuciones Patronales, ignora el límite de facturación neta anual por el cual una empresa es considerada pyme, y el beneficio otorgado a ellas consistente en una reducción de cuatro puntos en la alícuota de pago, resolución que determinó el Ejecutivo Nacional por decreto en el año 2001.

En ese sentido, los dirigentes de Fedecom expusieron el planteo  a los funcionarios de la Casa de la Producción de Córdoba -representación formal del Ministerio de la Producción de la Nación en la provincia- y a los de la Dirección Nacional de Productividad Pyme, a quienes advirtió que analiza llevar adelante acciones judiciales de clase -ello como última instancia- para neutralizar los avances individuales de AFIP que debilitan la defensa de las empresas y centros comerciales asociados.

“En el año 2001 el Poder Ejecutivo dictó un decreto estableciendo que aquellos empleadores cuya actividad principal se encuadre en Servicios o Comercio gozaran de una reducción de 4 puntos en la alícuota de pago de Contribuciones Patronales, siempre que las ventas totales anuales (sin IVA ni impuestos internos) no superen los 48 millones de pesos”, explicó Marcos Daher, director Ejecutivo de Fedecom.

“Es decir que las empresas que se encuentren en esa situación pagaran una alícuota de 17 en lugar de la de 21%”, añadió.

El límite de facturación de 48 millones estuvo vigente hasta 2002, cuando la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa (Sepyme) lo actualizó por resolución número 675/2002. Las siguientes actualizaciones fueron dispuestas mediante las resoluciones 21/2010, 50/2013, 375/2015 y 11/2016. Esta última impone un límite de facturación neta para comercio de 640 millones de pesos.

“Pese a estas actualizaciones, AFIP sigue tomando los 48 millones de pesos de facturación como límite para determinar si una empresa dedicada al comercio es pyme o no y, consecuentemente, si accede o no a la reducción en la alícuota”, sostuvo Daher.

Al respecto, reclamó que la Administración Federal “exige el acatamiento de su criterio casi de manera extorsiva, ya que la empresa que no lo acepta sufre inspecciones en las que AFIP determina la supuesta deuda y luego la judicializan”.

“En algunos casos traban embargos y denuncian penalmente a los empresarios. Las empresas que quieren defenderse judicialmente deben pagar antes de poder ir a la Justicia y contar con abogados especializados, lo que genera mayores costos”, señaló.

Cabe mencionar que los jueces que han intervenido en las dos instancias judiciales para decidir sobre los casos que se han judicializado han rechazado unánimemente la posición de AFIP.

“Las tres Salas de la Cámara Nacional de Seguridad Social han acogido las impugnaciones de los contribuyentes”, explicó el Director Ejecutivo de la entidad comercial que, además asegura que “esta posición anacrónica de AFIP ha puesto en una grave situación económica y legal a las empresas del sector”.