Programa: Crédito del BID para reducir las muertes causadas por enfermedades crónicas no transmisibles

hipertensionPaís (20/10/16). Un tercio de los argentinos padece hipertensión, 3 millones son diabéticos y 2 millones tienen enfermedad pulmonar, según la OMS, el Ministerio de Salud y la Sociedad Argentina de Cardiología.

En este escenario, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de US$100 millones para financiar un programa que contribuirá a reducir la mortalidad causada por enfermedades crónicas no transmisibles en Argentina, priorizando a la población con cobertura exclusivamente pública.

Esta es la segunda operación que se concreta en el marco de un programa de varias fases y apunta a jerarquizar el primer nivel de atención sanitaria como puerta de entrada al sistema de salud; así como incrementar el acceso de la población a tamizajes para su clasificación por riesgo sanitario y aumentar el acceso a tratamientos oportunos de la población que padece enfermedades crónicas con riesgo sanitario moderado o alto.

“Las enfermedades crónicas son la causa de más de tres cuartas partes de los años de vida saludables perdidos en Argentina. Atender de manera costo-efectiva a quienes las padecen o están en riesgo de padecerlas requiere un primer nivel de atención con alta capacidad de resolución de consultas y bien integrado con los niveles de mayor complejidad. Este es el desafío que encara el programa multifase”, sostuvo Mario Sánchez, jefe del equipo del proyecto del BID.

En Argentina, según datos de la OMS, hay unos 3 millones de diabéticos; un 35% de la población padece hipertensión, con cifras de la Sociedad Argentina de Cardiología; y 2 millones de argentinos viven con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), con los datos del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, del Ministerio de Salud.

El programa procurará mejorar la efectividad de los Centros de Atención Primaria de la Salud, buscando que estos y otros proveedores de servicios del primer nivel de atención cuenten con mejor equipamiento clínico, informático, logístico e infraestructura edilicia.

Del mismo modo, capacitará a más de 4.000 miembros de los equipos de salud de los centros de atención primaria, financiará una nueva etapa de proyectos de inversión para llegar a alcanzar al menos un 70 por ciento de la población con cobertura pública exclusiva y se financiarán al menos 40 nuevos proyectos innovadores, en la modalidad de fondos concursables, haciéndose un llamado específico a propuestas en localidades con población originaria.

El programa financiará el equipamiento para el diagnóstico clínico de más de 1.100 centros de atención primaria, y equipará a 1.300 nuevos centros para mejorar la gestión farmacológica y a 1.500 centros de atención, depósitos de medicamentos y farmacias públicas hospitalarias para la mejora en la gestión física de medicamentos.

También capacitará a más de 15.000 miembros de los equipos sanitarios del primer nivel de atención en el uso racional y el cuidado de medicamentos.

Además, se fortalecerá la línea de cuidados oncológicos con objeto de mejorar la efectividad de los centros de atención primaria como promotor de que su población a cargo se realice oportunamente tamizajes para cáncer de mama, cervicouterino y colorrectal; y contribuir a mejorar la gestión clínica oncológica a lo largo de toda la línea de cuidado.

El crédito del BID de US$100 millones tiene 25 años de plazo con 4 años y medio de gracia, una tasa de interés basada en Libor y cuenta con una contrapartida local de US$66 millones.