Tras la crisis cambiaria y la desaceleración de la actividad, Sica afirmó que a fin de año vendrá la recuperación

Córdoba (8/8/18). El ministro de Producción de la Nación, Dante Sica, participó del 11º Coloquio Industrial organizado por UIC. En contacto con la prensa, admitió de los «costos» que se pagan por la crisis cambiaria, a lo que se sumarán meses de «desaceleración de la actividad». No obstante, se mostró optimista, al indicar que hay «buenas perspectivas» hacia fines de año.

Consultado acerca del panorama que se avizora para la industria del país, el representante del Gobierno nacional afirmó que «estos meses estamos soportando los costos de lo que fue la crisis cambiaria».

Sica señaló además que vendrán «meses de desaceleración de la actividad, pero tenemos buenas perspectivas a partir de fines de año de una recuperación».

Al respecto, argumentó que uno de los «grandes tractores» como es al contrucción «se sigue manteniendo» y el agro «está entrando en una etapa de mejora climática y todos los días nos está dando buenos resultado en términos de aumento de la cosecha».

El funcionario nacional estimó que el consumo hacia fines de año «va a empezar a reactivarse». 

Ante la consulta de Agenda 4P por medidas específicas para las pymes que estan siendo afectadas por la crisis económica, aunque el Gobierno nacional habla de «tormenta», el titular de la cartera productiva aseguró que «todas las medidas que estamos tomando están centradas basicamente en las pymes.

«Las acciones de corto plazo en términos de los programas de estímulo de demanda o de financiamiento a tasa diferenciada en especial para preservar la cadena de pago tienen como principal objetivo trabajar sobre la pequeña y mediana empresa», acentuó.

Minutos antes, en su presentación ante los empresarios industriales, Sica expresó que el trabajo conjunto es seguir afianzando  «un diálogo muy abierto con cada uno de los sectores».

Apostó por «generar ámbitos de participación para tener una agenda de trabajo entre sector público y privado y dar la discusión de cuál es la estructura que necesitamos en el futuro, en el marco de una economía cada vez más competitiva e integrada, y así adaptarnos a los nuevos cambios tecnológicos y las nuevas formas de producción”.

“Tenemos que generar cambios de reglas en el funcionamiento de la economía. Probamos que una economía cerrada, intervencionista y discrecional no da resultados. Tenemos que ir a una economía más integrada, más competitiva, tanto de mercados internos como externos y que genere una tasa de inversión para sostener un crecimiento”, destacó el ministro.