Advierten que la expansión de la Ciudad para cualquier lado, no es un problema de los desarrollistas, sino «una falla del Estado”

Ciudad de Córdoba (8/8/20). Así se expresó el concejal De Loredo al referirse a los convenios urbanísticos. Para el radical, son efectivos «si están atados a un plan de gestión que ordene su crecimiento».

En medio de la polemica por la aprobación de la bancada oficialista de la iniciativa que crea la Comisión Mixta para la Revisión de Convenios Urbanísticos de la gestión Mestre, rechazada por la oposición, el concejal Rodrigo de Loredo (Evolución) afirmó que está de acuerdo «en revisar la herramienta de convenios urbanísticos para mejorar sus falencias, pero es un atropello institucional».

Así el edil radical rechazó la constitución de una comisión mixta, cuyo proyecto fue impulsado por los concejales oficialistas Ovejeros, Viola, Quaglino y Trigo, al sostener que se creará «una nueva comisión que tiene las mismas funciones que una ya existente para controlar la ejecución de los convenios”.

En este marco, el bloque Evolución que también integra el concejal Esteban Bria, cuestionó que la comisión en cuestión, conformada por cinco miembros, de los cuales cuatro representarán al oficialismo y cuyos dictámenes tendrán carácter vinculante, tendrá las mismas funciones que la Comisión Permanente de Desarrollo Urbano, que está integrada por once miembros, cinco de ellos en representación de los bloques de la oposición.

“Acá no hay comisión, hay concejales oficialistas y miembros del Ejecutivo con el cometido de intentar hacerle decir al Concejo lo que el intendente quiere hacer pero que no se anima porque no quiere asumir la responsabilidad de los actos que lleva adelante”, aseveró De Loredo en su dura crítica que apuntó al titular del Palacio 6 de Julio.

Convenios urbanísticos

El edil opositor destacó que los convenios urbanísticos son herramientas muy útiles, aunque planteó que resulta necesario mejorar la normativa que los regula, bajar su discrecionalidad, y enmarcarlos en un plan integral de desarrollo de la Ciudad.

Sobre los convenios vigentes, consideró que siempre es sano revisar los actos de gobierno, pero el foco debe estar en que se ajusten a un plan que ordene el crecimiento de la ciudad.

“Córdoba creció de forma acelerada y sin una adecuada planificación, afectando la calidad de vida de los vecinos. La expansión desorganizada de su mancha urbana, trae como principales consecuencias la prestación deficiente de los servicios públicos, una mayor segregación social y efectos perjudiciales contra el ambiente”, analizó.

En este plano, De Loredo enfatizó: “Los convenios urbanísticos son efectivos si están atados a un plan de gestión que ordene su crecimiento. Córdoba no se puede seguir expandiendo para cualquier lado y esto no es un problema de los desarrollistas, es una falla del Estado”.

En relación al uso del suelo y la densidad poblacional de la ciudad de Córdoba, el integrante de la bancada Evolución advirtió que «en 35 años la incorporación de suelo se incrementó en un 58,86%, mientras la población creció un 45,63%, es decir, la ciudad de Córdoba se expandió de forma dispersa».

A partir de este dato, De Loredo se preguntó «por qué aun existiendo disponibilidad de suelo con baja densidad no se adoptaron políticas que promuevan la ocupación de la tierra urbana vacante, buscando disminuir los costos de extensión de infraestructura y el mantenimiento de la misma».

En ese sentido, aseguró que «ningún gobierno diseñó un plan de gestión serio, responsable, tomando literatura y visiones de profesionales de nuestra ciudad que estudian este tema”.

Comisión mixta

El oficialismo avanzó ayer en el Concejo Deliberante en la sanción del proyecto por el cual se crea la Comisión Mixta para la Revisión de Convenios Urbanísticos.

Según la iniciativa de la bancada de Hacemos por Córdoba (HPC), dicha comisión tiene por objeto verificar la vigencia de los convenios urbanísticos de acuerdo a los plazos y condiciones correspondientes, determinar el cumplimiento o de integración de la participación del municipio en el beneficio y solicitar a las áreas municipales correspondientes la información necesaria para el cumplimiento de su tarea.

En su defensa, el concejal Pablo Ovejeros señaló ayer durante la sesión del cuerpo deliberativo que «no hacemos revisión de lo que hicieron los concejales, revisamos si los desarrollistas cumplieron o no y si los beneficios llegaron a los vecinos”.

Para el bloque oficialista la comisión mixta debe garantizar la seguridad y el impacto positivo de las obras en la ciudad. «Su primera tarea será revisar más de 30 proyectos aprobados en la gestión anterior que no están cumpliendo los requisitos exigidos», indicaron desde HPC.

La comisión deberá producir un informe de conclusiones en base al análisis de cada convenio urbanístico. Dicho informe será girado al Cuerpo para su tratamiento.

La resolución emitida por el Cuerpo tendrá efecto vinculante. Además, deberá realizar recomendaciones o proponer modificaciones a la normativa vigente.

La votación de esta iniciativa arrojó el siguiente resultado: 16 ediles oficialista se expresaron por la positiva, al igual que la bancada de Córdoba Cambia, en general, (rechazaron el artículo 2); hubo dos abstenciones de los concejales Quinteros y Riutort, un edil ausente, mientras que la UCR, Evolución y la Izquierda se pronunciaron por la negativa.

, , , , , ,